martes, 27 de septiembre de 2016

La escena más pausada de la historia del cine




A mí me encantan las tortitas con nata y chocolate. No entiendo cómo es posible que todo el mundo no sea un apasionado de las tortitas con nata y chocolate como yo. Sin embargo, como se que -por alguna razón incomprensible- los peces prefieren los gusanos a mi postre preferido, si yo fuera de pesca en el anzuelo no pondría deliciosas tortitas si no repugnantes gusanos.

Por eso mismo en este anzuelo que es mi blog debería poneros algo que os guste a todos -las metafóricas tortitas- sin embargo, como el blog es mío y me lo follo cuando quiera, hoy me apetece hablar del que posiblemente sea el cruce de piernas más famoso del mundo. Sí, señoras y señores, hoy os traigo un pequeño análisis que he hecho sobre una de las escenas más famosas del cine: el cruce de piernas de Sharon Stone en 'Instinto básico'.  

Y para empezar quiero llamar la atención sobre una Sharon Stone que está excepcional en esta parte de la película en concreto. En unos pocos minutos consigue hace una exhibición enorme tanto del arte de la seducción y el erotismo como de psicología, que merece la pena llamar la atención sobre ella: no es raro que después de esto su carrera despegase como un cohete a la luna.

La escena, joder, la escena roza la perfección. Analicemos ya no el vídeo si no el fotograma que he escogido: se trata de una rara lección magistral de interpretación y fotografía con la que nos regalan a los espectadores toda una montaña rusa de sensaciones.

Todo en este fotograma está calculado con cirujana precisión, ya lo veréis

¿Qué evoca Sharon Stone aquí? Evoca sensualidad, sí, pero también su lenguaje corporal nos dice que es una persona cargada de confianza en sí misma a través de la postura. El cruce de piernas -milimétrico- que no enseña nada es sexy pero la expresión de la actriz nos dice: 'no soy una mujer fácil, soy una mujer fuerte con carácter'.  

El vestido es provocador pero en realidad no enseñaría nada (cuando se va a sentar se ve claramente que la falda le llega casi a las rodillas) de no ser por la postura tan perfectamente escogida, lo que delata que es una mujer inteligente que no deja nada al azar y que tiene la situación perfectamente calculada.

Y es que el propio cruce de piernas consigue ser sexy y sensual sin dar una impresión sexual ni chabacana. Joder, apuesto a que se pasó horas practicando ese cruce mientras se miraba en un espejo. No por nada se ha convertido en el cruce de piernas más famoso de la gran pantalla.

La mirada -cogida por sí misma- es clara, es honesta y expresa confianza, dominio y diversión, y sin embargo toda la escena en conjunto nos produce una sensación de vértigo en la que el espectador no termina de descifrar las verdaderas intenciones del personaje.

¿Y todo esto para qué? Para enseñarnos que la mujer -aparentemente frágil y en situación de inferioridad -encerrada en una sala de interrogatorios con varios policías es en realidad la persona que tiene la sartén por el mango. Que ella no se va a dejar dominar y que no tiene nada que ocultar. 

He intentado contagiaros -seguro que se me nota- del entusiasmo que siento cuando consigo apreciar un trabajo tan bien hecho en el cine. Y no es para menos: en mi opinión esta escena es una maravilla que merece la pena admirar de vez en cuando para darse cuenta de la enorme cantidad de trabajo que puede haber invertido en apenas unos pocos segundos de metraje. Al menos cuando se quiere dar calidad a la obra, claro. 

¿Qué por qué esta entrada se llama 'la escena más pausada de la historia del cine? Debería ser obvio, ¿no? Seguro que tú, mi audaz lector, ya te habrás imaginado por qué esta escena tiene fama de ser la mayor causante de la historia del desgaste del botón de pause. ¿O no?

Más: anteriormente en La fabulosa gallina de goma, Superman según Tarantino

martes, 13 de septiembre de 2016

Pongamos que hablo de los merengues


Y los mayores traidores de la historia son...

Hablemos de los merengues. Sí: esos pastelillos que parecen una perfecta pirámide en espiral hacia el clímax de las papilas gustativas. Que a la vista son nata fresquita y dulzona con graciosa forma para estimular al niño que llevamos dentro. Que se esconden tras las vitrinas de las pastelerías con distintos tamaños y colores para sugerir la felicidad que nos proporcionará al contacto con nuestra lengua. Hablemos de esos puñeteros traidores.

¿Sabéis lo que son? Estoy convencido de que esta mierda solo se la venden a incautos y a pardillos como yo, y a JuanRa que me dijo el otro día que son su postre preferido y estoy realizando una colecta para llevarle al psicólogo por si acaso. Estoy convencido de que la mayoría de consumidores de merengues en su momento se pensaron que era algo de nata fresquito y no cartón apetecible.

Se hacen pasar por blanditos claramente, los muy traidores


El que inventó los merengues, joder, no tengo dudas de que está ahora mismo ardiendo en el infierno. Si es que le llaman ‘El Judas’ de la repostería, seguro. Porque los merengues son sin duda a más alta traición gastronómica, la conspiración para el regicidio de los consumidores, una puñalada en el corazón del buen gusto.

Aparentemente una puntita de nata fresquita de lo más apetecible, incluso sexy –lo admito-,  son en realidad una trampa dura como el carbón dulce. Joder, es que está muy duro si tenemos en cuenta que parecen hechos de nata… ¿quién fue el tarado que los inventó? ¿Y el que permitió su venta al público sin letreros de advertencia? ‘Cuidado: parece nata pero está duro como una roca.’ Que le das un lametazo y te cortas la lengua, por Diox.

Los milhojas, atendedme bien, los milhojas deberían ser de nata por Real Decreto. Una vez me compré un milhojas de merengue y de ahí viene mi odio eterno. Yo se lo señalé a la pastelera con gran alegría e ilusión, y la pastelera debió pensar: ‘¡Ja! Otro pichón.’ Yo lo pagué, y cuando fui a morderlo… joder, ojalá me hubiera mordido la lengua en lugar de ese pastelito. Aún hoy al recordarlo se me caen las lágrimas. Deberían haber declarado ese día como de luto nacional.

No puede ser que un pobre pardillo incauto como yo se compre un milhojas esperando morder y que se le inunde la boca con nata y que resulte estar duro y compacto. Es que menuda decepción. Se me rompió por completo el corazoncito este que tengo que no me cabe en el pecho.

En serio, ¿quién se compra merengues voluntariamente? ¿Es que acaso disfruta de comer esa sustancia que parece hecha de papel lija? Que se lo tiras a un payaso a la cara y le haces una brecha. Joder, es que son muy mentirosos los merengues. No me digáis que por la foto no parecen ultra blanditos, como de nata montada.


¿Y tú? ¿Alguna vez has comido merengue? ¿Sabías de la existencia de semejantes pastelitos mentirosos antes de hoy?

Más: anteriormente en La fabulosa gallina de goma, El manjar de los dioses


lunes, 5 de septiembre de 2016

Wake me up when september ends


El chistaco tonto de septiembre.

¡Maldición! ¡Alto! Aunque no lo pretendía, de mis vacaciones he malgastado ya hasta mi último día... ¡Menudo fallo! ¡Ahora me estruja las horas el despertador y me persigue de nuevo el calendario! 

¿Qué tal el veranito? ¿Bien? ¿Todos hemos engordado, nos hemos quemado y hemos procrastinado alegremente hasta no poder más? ¿Sí? ¿Alguien no ha disfrutado como es debido de las vacaciones estivales?

La gente normalmente hace un post de esos ligeritos diciendo 'Hola de nuevo' y contando sus maravillosas vacaciones. Yo no quiero daros envidia , claro, y por eso simplemente os voy a dejar un par de vídeos de mis gatitos, que son quienes más han sufrido mi abundante tiempo libre. Además, si los veis podréis escuchar mi dulce y aterciopelada voz. 


Por mi parte me voy de paseo por la blogosfera, a ver qué tal vuestras casitas virtuales y a pasaros lista. Como alguno lo haya dejado para siempre se va a enterar. ¡JA!


Próximamente prometo alegrar vuestras papilas gustativas con el post más dulce jamás escrito en la blogosfera y, si me animo, con una breve disertación sobre los horrorosos y traidores merengues. 

Más: anteriormente en La fabulosa gallina de goma, La ausencia


viernes, 12 de agosto de 2016

La boda de mi mejor amigo



Tengo una amiga que es modelo. No una top model de esas que ganan sotopocientosmil euros por foto, pero la chica hace sus pinitos y, si veis la tele, que sepáis que igual la habéis visto porque de vez en cuando sale en algún anuncio. 

¿Verdad que es guapa la súper modelo Conchi Monge?

Como sea, el caso es que esos anuncios NO se hacen en España, claro, porque por razones que seguramente atiendan totalmente a la globalización, así que viaja mucho por trabajo. Y nada de Cuenca, Albacete y Las Pedroñeras, ojo: México, Tailandia, Mordor... esos sitios.

El caso es que, con toda mi buena intención, de vez en cuando la mando paquetes con cositas. El primero se lo mandé porque pensé que se sentiría muy sola en ese mundo tan duro y competitivo lejos de casa. El resto porque, a pesar de que veo que se lo pasa teta y se divierte en general más que el resto de los mortales mientras ve mucho mundo, porque creo que aún así le hará ilusión. 

Hace un mes o así mi amiga me enseñó una web (Packlink) que es como las páginas esas de comparar viajes o seguros para ver cuál es más barato, pero para envíos, y me aconsejó usarlo porque dijo que seguramente me saldría mejor. Y la hice caso, que para eso soy un tipo muy bien mandado.

Lo que pasa es que también hice lo que mejor se me da hacer en esta vida: dejar las cosas para el último momento, y en lugar de enviárselo hace un mes cuando debería (y quería), lo hice la semana pasada. 

-Oye, Conchi. Que estés pendiente, que te he enviado otro paquete.
-¿Cuándo?
-Ahora mismo.
-¿Te das cuenta de que este sábado se casa mi hermano?
-Claro, ya me he comprado la corbata para estrenar.
-La boda de mi hermano, insisto. ¿No se te ha pasado por la cabeza que es muy posible de que yo misma vaya a la boda de mi hermano?
-...
-¿Te ha dado ya el ictus que te mereces?

Total, que nos lo hemos pasado muy bien en la boda, la comida muy rica, mi corbata muy fardona. Y el paquete por la china, supongo. De turisteo, joder, como el gnomo de Amelie.

¿Eres tan desastre como yo? ¿También dejas las cosas para el último momento? ¿Eres un despiste con patas? ¡Cuuéntame alguna anécdota parecida si la tienes!

Más: anteriormente en La fabulosa gallina de goma, La torre inclinada de Pizza

miércoles, 3 de agosto de 2016

Superman ya no mola un carajo




Admitámoslo: las dos nuevas pelis de Superman que se han hecho no molan un carajo. Pueden ser la leche de imponentes, pero no son películas divertidas y te hacen echar de menos el toque ligero y divertido que Marvel sí que ha dado a sus títulos. ¿Qué te ha pasado Superman? Tú antes molabas. Vídeo sexy introductorio:


Y es que si Henry Cavill ha sabido interpretar a un Superman temible, ha fallado de pleno con su alter ego, Clark Kent. Donde deberíamos ver a un periodista torpe, apocado y pisoteado, tenemos a un hombretón intimidante que no da pena en absoluto. Puede que Christopher Reeve no estuviera tan cachas, pero en este aspecto le daba un buen repaso al nuevo hombre de acero.

Si Christopher Reeve levantara la cabeza...

¿Y qué ha pasado con el héroe al que todos querían? Es preocupante la enorme escasez de las típicas escenas con las que nos enseñaban el lado más humano de Superman salvando a un autobús llenito de niños a punto de caerse a un mar repleto de tiburones y Tyranosaurus-Rex entre el regocijo general y los aplausos de los seres humanos que -estaremos de acuerdo en esto- tenemos la mala costumbre de no querer morirnos y de agradecer que alguien nos salve la vida. Aunque sea un alien venido a más. 

¿Y qué me decís de toda la parafernalia jesucrística? Que no estoy en contra de las religiones ni nada de eso, joder, pero vincular a Superman con el perpetuo mesías me ha parecido una sobrada de las gordas. ¿Que no te diste cuenta? Pues tiene 33 años, varias veces adopta la postura de la crucifixión y las palabras de aliento de su padre son (literalmente): 'Puedes salvarlos a todos'. ¿Quién pagaba el sueldo de los guionistas?

Ya cansas con la pose, pesado

Pero no es solo eso, mis queridísimos lectores: a menudo se dice que no se le da el suficiente reconocimiento que se merece a las bandas sonoras de las pelis, y aquí tenemos el claro ejemplo. ¿Alguien NO recuerda la antigua tonadilla de Superman? ¿Superman chorizo con pan? ¿Hay algún lector en la sala que sepa a que suenan las nuevas pelis del Hombre de Acero? Ya, lo suponía.

El problema, el verdadero problema con el que se han encontrado estas pelis, es que hemos ido al cine a ver al Superman de los cómics de los 70-80, que es el carismático marciano al que la mayoría conocemos de las famosas pelis del bueno de Christopher, y nos hemos encontrado con el carácter trágico del Hombre de Acero de los cómics de los últimos años y un cambio de enfoque dirigido al nuevo público. 

¿Malo? Quizá. Pero que nadie se piense que esto se lo han inventado un grupo de monos con máquinas de escribir guionistas sin talento, simplemente han adaptado a la gran pantalla la nueva historia de Superman. Porque para los que no lo sepáis, a las editoriales de cómics les encanta rehacer una y otra vez los orígenes de los personajes y darles cada vez una vuelta de tuerca más. Y después de 30 años esto es lo que hay y probablemente sea lo que el público infantil que lee cómics quiera.

Superlópez y Luisa llegan a casarse en un tebeo a pesar de su odio por la 'supermedianía'

Una cosa sí que quiero añadir: ¿sabéis eso que se ha dicho sobre que este Superman es exageradamente fuerte y no resulta creíble? Pues lo siento, pero en los cómics es así y más. ¿Y eso de que el personaje es muy plano y poco desarrollado? Ya pues, por lo que yo he leído, los tebeos de Superlópez desarrollan más el carácter y la personalidad de su prota que los del Hombre de Acero. En serio. 

Así que no nos frustremos, que el verdadero problema es que hay que cambiar el chip: si se quieren disfrutar las nuevas pelis que están por venir de Superman hay que olvidarse del bueno de Christopher Reeve porque su Hombre de Acero ha muerto. Está obsoleto. ¿Y yo? Yo ni de coña. Si yo soy un cascarrabias que a veces parece que tengo 30 años más, joder, así que obviamente me quedo con el viejo. Este Superman no es para mí, es para los niños y adolescentes de ahora.

Gracias por tu apoyo, Holden

¿Y tú? ¿Te gusta el nuevo enfoque que le han dado a Superman o eres de los nostálgicos cebolleta como yo? ¿Has leído algún cómic del Hombre de Acero? ¿Alguien se ha fijado en el regalazo que os he metido en el link de Superlópez? ¡Pronúnciate, oh Tarambana, eminencia de los cómics en la blogosfera!

Más: anteriormente en La fabulosa gallina de goma, Escorts en el mundo del cómic