viernes, 26 de junio de 2015

Alucinaciones Paranoides (8)



Madrid, un conductor aleatorio demostrando educación y civismo.

No me gusta conducir, lo cual es en sí mismo una enorme putada dado que trabajo conduciendo autobuses. Creo firmemente que no me gusta conducir por la forma en la que se comportan los conductores en Madrid: energúmenos, impacientes, irracionales, malhumorados e irascibles

Convierten la conducción en una lucha a muerte en la que el más grande tiene las de ganar.
Lo bueno es que cuando estoy trabajando yo soy el más grande. Joder, el puto King Kong de la carretera. Más de 12 metros de largo, casi 4 de alto y una bocina de camionero. Y además, no es mío por lo que si me das un golpe y es culpa tuya no me importa nada en absoluto, 0. Así que me aseguro de que si me tienes que ceder el paso me lo cedas, y en general de que si no conduces como una personita educada tengas problemas si intentas avasallarme.

Lo malo es que mi coche es una cafetera con ruedas que en verano se convierte en una sauna con ruedas. Y además soy un pelagatos: no me importa admitir que no conduzco un Ferrari porque mi nivel adquisitivo no me lo permite. Total, que si me das un golpe y me quedo sin coche SI que me importa. Te dejo pasar aunque seas un asesino al volante, me mantengo alejado de ti si conduces como un demente y en general voy cantando las canciones de la Rock FM y paso de todo.

Por eso, cuando el otro día querías que te dejase pasar y no pude, no debiste enfadarte. No debiste arrimarte a mi coche y darme un golpe con la mano en el retrovisor. Y tampoco debiste sorprenderte cuando te embestí con mi coche, me bajé con mucha mala ostia y te arranqué el brazo y empecé a sacudirte con él: fue una consecuencia natural de tu mal humor y lamentable educación. 

Porque seguí mi camino en vez de obedecer a mis más bajos instintos. Porque me tragué mi mal humor, y porque además me importas una mierda. Por eso, en vez de chocar contigo, simplemente me acordé de todo tu árbol genealógico de manera escatológica mientras te ignoraba. Porque si llega a haber un semáforo, te habías cagado dentro de tu flamante coche. Imbécil. 

Más: anteriormente en Lafabulosagallinadegoma, Alucinaciones Paranoides (7)

martes, 23 de junio de 2015

Truquitos para Blogger

Aquí podéis verme a punto de solucionar un problema informático sin recurrir al servicio técnico.

Es curioso, pero recientemente he descubierto que no soy el único ignorante del demoníaco e impío bello idioma HTML. Resulta que incluso es común no tener ni pajolera idea de cómo se pone un enlace en un comentario (sin copiar la dirección, me refiero) o como se pone una imagen o un vídeo. 

Hace no mucho Doctora (al menos juraría que fue a ella) me ilustró un poquillo acerca del asunto. Me dio, por así decirlo, el extremo de la madeja (muy muy liada) que supone el HTML de modo que yo pude tirar y desenrollarla a mi antojo tanto como quisiera: total, que ya puedo hacer virguerías online. Soy un puto máster. El "cheriff" del cotarro. Lo que quizá sea un poquito exagerado dado que pretendo compartir con vosotros todos mis conocimientos y me va a sobrar con media página, pero bueno.

Y es que resulta que cualquiera que se le ocurra preguntar a Google obtendrá 100000 tutoriales (de los cuales 95000 serán descartables vídeos con audio en español latino) que le explicarán de modo rápido y sencillo lo que desee aprender. Otra cosa es que a veces yo sea tan cazurro que ni se me ocurra hacer eso, claro. 

Así que cuando Erika me preguntó: ‘¿Cómo pones links en tus frases en los comentarios de Blogger?’ me dije, se lo voy a explicar y de paso me hago un pequeño glosario para no tener que ir a Google cada vez que no me acuerde, cosa que me pasa con una frecuencia que preferiría no reconocer. Allá voy: 


También podemos hacer otras cosas como poner vídeos o imágenes pero me voy a abstener de indicaros cómo se hace pues hay que meterse en el cuerpo del blog y editarlo en HTML. Dicho en claro, si os indico mal igual os cargáis vuestro blog, y paso de tener la culpa. ¿Comprensible verdad? Así que si os queréis liar preguntadle a Google, que os explicará como aniquilar permanente e irremediablemente vuestro blog conseguir vuestro anhelado deseo. 

Y vosotros, ¿conocéis algún otro truquito? Animo a todo aquel que quiera hacer alguna aportación más a que me lo ponga en un comentario para aprender un poquito más. ¡Enseñadme, malditos! (Haced pruebas en los comentarios si tenéis dudas)


Más: anteriormente en Lafabulosagallinadegoma, Desafíos, duelos y venganzas

viernes, 19 de junio de 2015

¿Te gusta la comida india? Pues toma Curry's



Hoy os dejo una crítica sexy que escribí para optar a un puesto de trabajo llevando un blog de reseñas de restaurantes. Querían algo formal pero ameno, de fácil lectura. Y bueno, el puesto de trabajo no era el trabajo de mis sueños. Ni el trabajo de vuestros sueños tampoco. Ni el trabajo de los sueños de un senegalés sin papeles que vende pañuelos, ya puestos. 


Así que redacté esto como escribo normalmente: lo vomité a word según se me iba ocurriendo en mi cabeza privilegiada (¡JA!) y después lo arreglé un poquito, y funcionando. El caso es que no me contrataron, pero como estoy muy orgulloso de mi reseñita la publico aquí. Además, así os presento el que para mí es el mejor restaurante indio de Madrid: El curry's



Si hay algo que se pueda decir acerca de mí y del día del padre, es que tiendo a dejar para última hora los regalos. No es de extrañar, por tanto, que ayer nada más salir del curro tuviera que patearme el centro de Madrid en busca del libro ideal que regalarle a mi padre. El plan era sencillo: salgo del metro, busco un libro, y llego a casa sobre las 4 para comer. Tarde, pero como en casa.

Sin embargo, los planes nunca salen como uno quiere: a veces salen mejor. Me encontré con que una amiga trabaja en una librería en el centro en la que me metí a comprar. Total, que llevábamos sin vernos desde verano, y entre unas cosas y otras tardé más de una hora en comprar el dichoso libro.

Voy a comer por el centro, me dije. Voy a darme un lujo. Y me apetecía algo exótico, es lo que tiene ser un gourmet étnico incorregible. Por lo que me dirigí sin dudarlo ni un instante a un restaurante indio que conozco muy cerca de Callao: el Curry´s. Si sigo yendo al mismo indio después de 8 años, por algo será.

Y es que, comer en el Curry´s, es una experiencia genial desde que entro por la puerta hasta que salgo. El camarero más antiguo del local me reconoce con la mirada y me lleva a mi mesa de siempre. Si, parece de película, pero allí los camareros son especialmente atentos. Ni siquiera se molesta en traerme la carta: sabe que en días de diario siempre pido el menú del día.

Y no es de extrañar: los menús del día del Curry´s son legendarios. Por sólo 11 euros puedes disfrutar de un primero, un segundo (un curry, claro, pero puedes elegir entre varios), te dan un bol de arroz basmati, un pan naan (el típico pan indio), el postre y la bebida. Y todo ello con un servicio rápido y eficiente: en mi caso saben que no me gusta el picante, pero eso no quita que siempre me ofrezcan un platito de picante aparte para añadir al curry, por si me apeteciera.

Ayer elegí de primero un plato que se llama Bombay Aloo, que consiste en unas patatas troceadas y marinadas en un rebozado especial indio acompañado de un poco de ensalada. Dudé mucho si coger unas samosas, que son unas empanadillas deliciosas muy habituales en cualquier restaurante hindú rellenas de carne y verduras, pero al final mi amor por la patata se impuso.


Pero sin duda, lo mejor del Curry´s son los platos homónimos al nombre del restaurante: generosos boles de cremosa salsa de curry con piezas de pollo, ternera o cordero marinadas dentro. Una delicia. Y como todo buen comedor de curry sabe, hay que acompañarlo siempre de un plato de arroz o de un pan, aunque en este restaurante no te obligan a sufrir tan difícil elección: te ponen uno de cada. 

En mi caso, elegí un curry hyderabadi: un plato muy cremoso y suave con pedazos de pollo tan perfectamente cocinados que se deshacen si los aprietas con el tenedor. Y al ser un curry tan cremoso, la combinación con el arroz basmati hacen que se convierta en un plato tan suculento, que aún hoy al recordarlo se me hace la boca agua.

Quiero hacer un pequeño inciso: sin bien te ponen el arroz y el pan naan más básicos con el menú, en su carta tienen para elegir entre un montón de variedades de ambos. Hago hincapié en esto porque el arroz basmati con frutos secos que sirven es una gozada, podría alimentarme solo de eso. Y ya que me pongo, el pan naan relleno de queso también me vuelve loco.

El caso es que con el curry, el pan, el arroz y las patatas marinadas de Bombay terminé llenísimo: es una cantidad de comida que casi nadie puede terminarse: desafío a intentarlo a cualquiera que no se lo crea. Y cuando llegó el turno de los postres, no me quedó más remedio que pedirme una infusión.

Y no es fácil renunciar a los postres, tienen una variedad de dulces indios para morirse, y un batido de mango y yogur que si lo vendieran en los supermercados no bebería otra cosa. Pero bueno, para restarle dramatismo al asunto hay que decir que las infusiones que hacen allí también merecen mucho la pena.

Y es que, si te pides un té lo que esperas es la típica jarrita de aluminio con agua caliente y una bolsita de té y acompañado por un sobrecito de azúcar. Pero en el Curry´s no se conforman con algo tan simple: hierven el agua con clavo y especias, lo que le da un toque especial. Y te sirven la infusión junto con un platito con terrones de azúcar, azúcar moreno, o sacarina.

En fin, que yo lo tengo claro: cuando estoy por el centro de Madrid y me apetece una buena comida india siempre visito el Curry´s. Una comida deliciosa a un precio de risa teniendo en cuenta que a 100 metros se encuentra la plaza de callao. Sin duda, mi restaurante indio favorito.

¿Y vosotros? ¿Cuál es vuestro restaurante favorito? 
 

 Más: anteriormente en Lafabulosagallinadegoma, El cosaco