lunes, 19 de diciembre de 2016

Reflexología para corredores

Por fin un deporte que domino del todo

Que tengo un imán para las situaciones extrañas no es un secreto para nadie, es más: los de la 'National Geographic' están a punto de rodar un documental sobre algunas de las entradas que he publicado bajo la etiqueta de 'Freak inside'.  Muy fan de las cosas raras que me pasan, también hay que decirlo. 

Total que ahí estaba yo, es decir Holden. Me encontraba haciendo unos ejercicios en las barras que han puesto en el parque de mi barrio después de haberme pegado una carrerita de 5 kilómetros. Hay que imaginarse el percal, claro: mallitas, sudadera, dominadas y mucho sudor.

Entonces comenzó una de las cosas oficialmente más raras que me han pasado en la vida, y eso que conocí al Señor Pescadilla: se me acerca un señor en una silla de ruedas con una enfermedad que para que me entendáis se parecía a Stephen Hawkins, con el cuerpo deformado y malformaciones en la cabeza aunque algo más joven. 

Y me saluda, todo sonriente, y se pone a hablar conmigo. Educado que es uno, dejo mis ejercicios para charlar un poquito con él y, entre unas cosas y otras, me cuenta que justo acaba de terminar un curso de reflexología que para quien no lo sepa viene a ser masajes en los pies. 

Total, que yo no sé si le acabé liando yo a él o él a mí pero lo que sí que sé es que de pronto estaba descalzo en el parque, con un señor tullido totalmente desconocido dándome un masaje en los pies. En serio, así como lo cuento. Muy absurdo todo, claro, y pensándolo ahora no tengo ni idea de cómo me dejé.

¡Menos mal que mi profesión es otra!

El caso es que el tipo me pareció tan triste y tan solo que en realidad lo hice por él, para que se sintiera cómodo o aceptado en esta sociedad que, estoy seguro, le ha discriminado en más de una ocasión.

Eso sí: durante lo que duró el masaje me sentí de lo más ridículo, y era todo tan extraño que todo el tiempo me estaba dando miedo que me hiciera algo malo, aunque no sé qué cosa mala podría haberme hecho un señor que apenas podía mover el cuello y las manos.

Aún no sé cómo me he dejado engañar, pero en el fondo he dejado que me masajeasen gratis los pies y lo he hecho por él, que me daba mucha penita. ¿Tendría algún fetiche raro? De ser así tampoco me importaría mucho, ojo, casi que me sentiría halagado. Y el masaje me sentó de maravilla, las cosas como son, se notaba que había hecho de verdad un curso. 

De verdad os lo digo: yo atraigo a este tipo de gente y de historias. Es mi súper poder particular.


¿Y tú? ¿Alguna vez te ha dado un masaje en los pies un desconocido? ¿Alguna vez has grabado música en el ordenador de un gitano que te asalta por la calle? ¿Tienes alguna historia así de extraña? 

Más: anteriormente en La fabulosa gallina de goma, ¡Tú me has robado mi queso!


66 comentarios:

  1. Ni en mis sueños más retorcidos me pasaría algo así... en serio, eso es lo más raro que he leído que le pasa a alguien

    O__O

    Espero nunca me pase algo así, además tengo muchas cosquillas no aguantaría el masaje

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, yo tampoco habría soñado con ser el protagonista de semejante anécdota, Avecilla, pero mira xD


      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Madre mía, lo que no te pase a ti...A mí eso no me ha pasado nunca, lo más raro que recuerdo fue hacer un reportaje fotográfico a una orquesta de señores como de 50 o 60 años que iban vestidos a lo mocedades, me pidieron que les hiciese una foto y me tuvieron más de dos horas, y lo peor es que me daba la risa viendo sus ropas y poses, era muy raro todo. Y hace poco ayudé a una señora a hacer una gestión en el cajero ciudadano y las señoras que estaban a la cola me tomaron por trabajadora de allí y tuve que ayudar a renovar el cursillo de natación a un grupo de señoras porque me daba rabia dejarlas allí solas...cosas así, si, pero un masaje en los pies...no podrían con mis cosquillas.
    Por cierto, he flipado porque en casa somos fans de Un niño grande, y no te cuadra, jajaja. Me la sé de memoria, es mucho más profunda de lo que a priori parece.
    Ayyyy es que sigo pensando en la escena surrealista del masaje. Yo cuando corro cinco Km meto los pies en el mar, aunque sea enero, me quedo nueva(si no muero de infarto por la impresión o pulmonía).
    ¡¡¡¡¡Feliz semana!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues no creas que tampoco me pondría yo a ayudar a toda una legión de señoras que le echan morro al asunto xD Admito que ha sido una cosa de lo más rara, para qué nos vamos a engañar...

      ¿Qué no me pega esa peli Marigem? Eso es que no me conoces fuera de nuestras casitas virtuales, pero en realidad en ciertos aspectos me parezco bastante al pronta. A Hugh Grant, no al niño.

      Suerte que tienes de poder acercarte al mar en un suspiro. Caro me saldría a mi correr si después tengo que irme al mar jajaja

      ¡Feliz semana!

      Eliminar
  3. Anda que... jajajja, bueno, eso habla muy bien de ti.
    Quizás es el nacimiento de una hermosa amistad...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, desde luego si lo vuelvo a ver lo saludaré. Aunque oye, no por el masaje gratis, ¿eh? Que no soy tan miserable, Toro XD

      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. jajaja no me gustan los gatos pero no quiero que los maten Genial

    Tus cuentos o relatos tienen sabor a helado de vainilla
    Livianos diferentes me gusta lamerlos ya que siempre lamo el helado de vainilla
    Lo mejor para vos Muchacho en este diciembre que ya se nos va

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tenía ni idea de que tuvieran ese sabor, Recomenzar, yo es que soy más de chocolate, ¿sabes?

      Lo mejor también para ti ^^

      Eliminar
  5. Pues por lo menos la experiencia te sirvió para crear y entregarnos una entrada nueva en tu blog. Algo es algo. Y la persona con capacidades diferentes que te hizo el masaje en los pies, pues ya tendrá de qué jactarse ante sus familiares y amigos. Todos ganan algo en esta historia, eso es seguro jaja

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, en especial mis pies que fueron aliviados y relajados justo después de correr, algo más que recomendable Julio :D Como sea, me alegro de que te haya gustado el post XD

      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Ayyyyyyy Diossssssss Holden!!! ...es que no paro de reirme, si a vos te pasa de todo nene!!
    Yo no recuerdo haber pasado situaciones así, creo que soy demasiado desconfiada con los desconocidos... por ejemplo, en los blogs me tomo un tiempo para leer y "ver" cómo es quien escribe... y en la calle, soy educada, cordial (y dicen que muy simpática) pero marco distancia... tal vez por donde crecí, Buenos Aires no es un lugar donde te puedes confiar demasiado.

    En fin... que aún me estoy riendo... besotes Holden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo que si me pasa de todo, Alma... y las que no sabes xD ¿Es peligroso Buenos Aires? Entonces desde luego que no está de más que desconfíes... mujer precavida vale por dos, eso decimos acá.

      ¡Besitos! ¡Me alegro de poder sacarte unas risitas!

      Eliminar
  7. Educado que es uno ;-)
    Yo hace muchos años me dejé liar por un cantamañanas que decía que leía el futuro en la palma de las manos. No recuerdo exactamente qué me dijo, pero no eran cosas buenas y luego estuve dándole vueltas al tema y maldiciendo la hora en que le presté mi mano, ¡nunca mais!

    Pero te digo una cosa, yo también hubiera sentido penita en tu situación y no le hubiera rechazado.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan educado, Chelo :D Veo que tú también lo hubieras sido ^^

      Jajaja malditos adivinos de tres al cuarto... a mí uno me predijo que si viajaba a egipto con 23 años me secuestrarían para vender mis órganos en el mercado negro, vaya mal cuerpo me dejó :S

      ¡Un beso!

      Eliminar
  8. Jajaja qué gran historia!! Primero qué envidia me das con lo de correr... Yo lo llevo intentando tiempo y no progreso mucho . en fin poco a poco...
    Y m ha encantado la historia y el por que lo has hecho. Hoy has sido un pequeño héroe y eso es de agradecer. El señor tullido se ha sentido acompañado y feliz un rato gracias a ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corro de siempre, Gata, ya llevo más de 15 años en esto de ponerse las zapatillas y salir a la calle ^^
      Me alegro de que lo veas así, aunque de héroe tengo más bien poquito. Pero bueno, sí que lo hice abnegadamente.

      Eliminar
  9. Pues mira por dónde ya tienes para escribir casi medio libro, y como lo sigas viendo; libro entero. Eso de que le den a uno un masaje en los pies, después de pegarse uno, una buena carrera, no se ve todos los días. Sigue acudiendo por ese lugar que a lo mejor la próxima vez, te toca una masajista, jajaja.

    Un abrazo Holden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, la verdad que es una historia de las buenas RafaxD Desde luego que seguiré acudiendo, pero no por la posibilidad de masajes gratis si no por que soy un tipo de costumbres: llevo yendo más de 15 años ya XD

      Eliminar
  10. Qué bueno que te dejaste "reflexiologiar", fue un gesto noble de tu parte y los dos resultaron beneficiados: tus pies y el señor, que se sintió útil.
    Igual que Alma, vivo en Buenos Aires y hay que andar con ojos en la espalda y evitar situaciones extrañas y hasta las que se disfrazan de comunes. Hay mucha inseguridad.
    Me gustó y resultó divertida la anécdota y tu modo de contarla.
    Un abrazo, Holden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella S., no sé quien ganó más: si yo con mis pies masajeados o el señor con compañía :D

      Jope, me estáis dando una imagen muy criminal de Argentina, cualquiera hubiera dicho que era un país relativamente seguro.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Me han sucedido cosas raras, pero no tanto como la del tullido reflexólogo y el gitano atracador. Soy confiado, pero no tanto como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si la palabra adecuada es confiado, Macondo, pero desde luego que atraigo las situaciones raras :D

      Eliminar
  12. Vaya historia, Holden!
    La verdad es que te pasan cosas increíbles. A mí no me ha pasado nunca nada interesante, bueno, en realida nada!
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, nada, no creo que nunca te haya pasado nada Éowyn :D

      ¡Saludos!

      Eliminar
  13. ¡Hola! ^^
    Si lo que no te pase a ti no le pasa a nadie, jaja. Yo tengo que decir que no me habría dejado, porque a mí los pies no me los toca cualquiera xD
    Aunque veo que el hombre llevaba buenas intenciones, pero soy muy desconfiada. Creo que no tengo ninguna historia extraña, pero si inquietante. Cuando era una adolescente y estaba en la parada del autobús, un señor de unos 50 años o así me preguntó si quería que me llevara a casa. Obviamente le dije que no, así que se metió en el coche, y se quedó un rato mirándome hasta que por fin se fue. La verdad es que me acojoné un poco xD

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, Mary, debo admitirte que a mí también me costó dejarme, no creas que le doy mis pies desnudos al primero que pasa por la calle. O espera, eso es justamente lo que hice.

      Maldita sea, es que eso es mucho peor y más peligroso que mi historia. Consideremos la peor secuencia posible: a mí me rompen un dedo y a ti te violan. Imposible comparar lo uno con lo otro, joder... ¡como para no pasar miedo!

      ¡Besos!

      Eliminar
  14. ¡Uy, eso de atraer gente rara mis pá's tienen un don! Siempre que van a algún sitio, ya sea a comprar el pan se tienen que encontrar con alguien raro, siempre.

    ¿Qué lo hiciste por él? Mua ja ja ja Venga Holdie, di la verdad.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja calla, calla maldito cojín, y deja que le venda a la blogosfera mis buenas intenciones :P

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  15. Qué cosas más raras te pasan... :O
    De todos modos medio-entiendo lo que dices: a veces por ser amable con alguien y no decir que "no", uno se ve en situaciones extrañas.

    Pero vamos, que a mi nunca me ha dado un masaje en los pies un desconocido. De hecho lo más parecido que me ha pasado es cuando el médico me pasó el martillito ese que tienen los médicos por la planta del pie, para comprobar reflejos o algo así. Y me dio bastante repelús. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es exactamente eso, Tarambana: en realidad preferiría que no me hubiera dicho nada y haber seguido con mis ejercicios tranquilamente xD

      ¿Y te funcionó? A mí cuando me golpean con el martillito ese apenas se me mueve la pierna. Es normal, dicen, pero yo creo que es que soy un chaval defectuoso :D

      Eliminar
  16. No, la verdad que no. Creo que esta historia es muy tuya, de tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí, Demiurgo, ojalña tuviera material así para publicar una historia a diario xD

      Eliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien Conxita: he leído tu comentario, te lo prometo. Y que yo sepa, no lo he borrado yo mismo, aunque supongo que lo habré hecho sin enterarme xD Como sea... resulta que lo había copiado en el portapapeles xD

      'Qué bueno Holden, me ha encantado por lo que cuenta de ti. Fantástico, te felicito por ser tan entrañable, empático y buena persona, que seguro que al hombre le hacía falta alguien que lo escuchara. Besos '

      Gracias Conxita, desde luego es que soy muy tierno ^^

      Eliminar
  18. jajajaja es increíble las cosas que te pasan, la verdad, a mí ni por asomo me han pasado cosas parecidas.

    Debes de ser un tío estupendo, dice mucho y bien de ti.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pensar eso, Carmela, aunque yo no diría tanto. No soy un héroe ni Superman, soy solo un hombre buscando la paz XD

      ¡Un beso!

      Eliminar
  19. Es que eres más bueno... Seguro que el hombre te vio la bondad en la cara y por eso se dirigió a ti.
    Y seguro que se fue más feliz que cuando llegó al parque.

    Otro día te contaré una cosa un poco rara y conmovedora que me ocurrió una vez.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que otro día? Why not today? ¿Acaso te conviertes en el Grinch por navidad? O_o

      Me gustaría pensar que sí, Ángeles, que le hizo ilu que alguien no tuviera ningún prejuicio con él.

      Eliminar
  20. Jajaja, Holden, me he reído a carcajadas imaginándome la situación, es muy cómica, de verdad. Y tú más bueno que el pan. Pobre señor pescadilla, a mí también me ha dado pena.
    A mí tan raro como esto no me ha pasado pero una vez acabé comiendo flanes por hacerle el favor a una encuestadora. Tenía que probar de varios tipos y ella me decía por lo bajo cuál tenía que gustarme más. Su jefa estaba mirando desde la mesa de enfrente. Muy perturbador.
    Un beso, me he reído un montón con tu historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el señor Pescadilla no puede darte pena, piensa que de acuerdo a su historia debía llevar dinero encima como para comparme el coche, Paloma XD

      ¿Comiendo flanes? ¡Oye! ¿Dónde se apunta uno a esas encuestas? Jajajaja ¿Te gustó más el que debería haberte gustado más? XD

      ¡Un beso! Me alegro mucho de que te haya gustado ^^

      Eliminar
  21. me reí un montón, que bueno es volver a blogger después de tanto tiempo y ver que seguís escribiendo este tipo de cosas.
    pd: aguante el guardián entre el centeno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vicky! ¿Qué había sido de ti? ¿Vuelves para quedarte?

      ¿Lo aguantaste solo? ¿No te gustço? XD

      Eliminar
  22. Si fueras Boy Scout diría que hiciste la buena obra del día, pero en lugar de ayudar a cruzar la calle a una ancianita o a un invidente, te dejaste masajear los pies por un minusválido. Lo mejor de todo es que los dos salisteis ganando: él satisfecho por haber demostrado su valía y tú con los pies como nuevos.
    A mí me pilló una vez una gitana en una las entradas al retiro de Madrid para leerme la mano y cuando fui a darle la voluntad me exigió 2.000 pesetas (corría el año 1999) y no me soltó la mano hasta que se las dí. Cualquiera se oponía y se arriesgaba a que me echara un mal de ojo.
    Yo sí creo que hay gente que atrae situaciones "especiales" y es porque son (o sois) personas especiales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que valía, Josep. Aunque, ¿sabes una cosa? Tu comentario me ha hecho pensar... imagina que este señor fuera el mejor reflexólogo de la historia. ¿Crees que podría triunfar en ese mundillo por muy bueno que sea a pesar de su situación teniendo en cuenta los prejuicios de la gente?

      Buah, y si no se las llegas a dar igual vienen el Richi, el Tony, y el Jose y te roban esas 2000 y hasta los calzconcillos xD

      Pero... ¿especial en plan Ralph el de los Simpson?

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  23. Raro, sí, ¡más que un perro verde! De hecho es una situación tan surrealista que si la viéramos en una película exclamaríamos: "halaa, ya se han pasao"

    Pero tu gesto viene a demostrar que no mientes cuando dices que eres un macarra pero de esos que ayudan con las bolsas de la compra a las ancianitas, jaja ¿Te he dicho que esa descripción de tu perfil me gustó tanto que por eso sigo por aquí? :D

    Creo que las cosas más raras que me han sucedido fueron en la mili. Como ser el único que vendía tabaco a todo el cuartel sin ser yo fumador o que por las tardes le diera clases de inglés a un sargento (bastante ceporro, por cierto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya ves, esto lo sacan los de jolibud y no nos lo creemos, JuanRa :D

      Me lo has comentado en alguna ocasión y, oye, yo tan encantado de te que haga gracia y de que haya servido para que al menos una persona se quede :D

      ¿En serio hiciste eso? Suele ser algo que solo los más espabilados son capaces de hacer, así que no dice nada malo de ti jajaja (lo del tabaco, digo)

      Eliminar
  24. Qué bueno, Holden!! estoy imaginándome la escena y me parto de la risa. Vaya situación más surrealista pero, oye, te llevaste masaje gratis jajaja y encima hiciste la buena obra del día para que ese señor no se sintiera mal.

    A mi lo más surrealista que me pasó fue una vez que fui a arreglar unos papeles al ayuntamiento. Al lado mío había una gitanaza y me preguntó si podía ayudarla a rellenar su formulario porque no sabía leer ni escribir. Ahí flipé, que estamos en el s. XXI y ¿todavía hay gente que no sabe escribir?
    El caso es que me dio penilla y cuando estaba rellenando sus papeles, pegó un grito "¡Eh! que la paya sabe escribir!" y aparecieron allí otros 10 gitanos, incluido un patriarca (eso me dio mucho respeto), a pedirme ayuda con lo mismo. Estuve casi una hora rellenando formularios, pero al grupo lo hice más por miedo a que me echaran el mal de ojo o algo parecido jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, en verdad que fue un 2x1 en toda regla, como se nota que estamos en navidades y llegan las rebajas Erika.

      JAJAJAJAJA Me he partido con tu historia, lo siento. Fijo que estaban buscando precisamente un pichón (o pichona en tu caso) precisamente para eso xD No son listos ni nada jajaja Y si, es increíble que no sepan leer ni escribir pero es que muchos no se escolarizan. Porque no quieren sus padres, ojo, ya sabes: sus propias leyes, sus propias formas de vida, etc.

      Eliminar
  25. A mi alguna vez un primo mío me ha dado algún masaje en los pies gratis. La verdad es que tiene muy buenas manos.

    Pero tampoco es profesional ni reflexòlogo ni nada.
    Aunque yo sí creo en esas cosas , aunqie creo qye más persinas tienen más habilidad que otras.

    No me importaría que me masajearan todos los días gratis.
    Pero no puede ser.
    Suerte tuviste tú aquel dia.

    Besos.
    Felices Fiestas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que un buen masaje siempre gusta, Amapala. Está claro: en casi todo en esta vida se mejora mucho cuando una persona practica más ^^

      Suerte que tuve, desde luego. Aunque no cualquiera se habría atrevido a dejarse, las cosas como son.

      ¡Besos! ¡Feliz Navidad! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  26. Madre mía, qué cuadro! Tenías que estar como pa' verte! ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues desde luego que sí, Speedy... desde lejos debíamos ser un cuadro de lo más raro xD

      Eliminar
  27. Y digo yo?

    después de correr 5 km no te sudaban los pies?

    jajaja


    ay es que no puedo seguir escribiendo , imaginando la escenita jajaja


    el tipo sin duda se "vendía bien"

    jaja


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que me sudaban María, y créeme que se lo dije. No pareció importarle, desde luego :D

      Eliminar
  28. Jajajaja.
    Hola hermoso:
    Vengo a desearte unas Felices Fiestas y que el 2017 sea genial.
    Yo aún tardaré algo en volver.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Celia! Felices fiestas también a ti... como siempre te digo, vuelve cuando quieras que aquí te estaremos esperando.

      Muchos besos.

      Eliminar
  29. De cuantas historias extrañas he oído, esta se lleva la palma. No sé qué opinar, jajaja. Supongo que ambos os fuisteis a casa pensando haber hecho la buena acción del día, lo cual de algún modo reconforta.
    Lo dicho, sigue así, no cambies ni pierdas tu esencia. Yo para algunas cosas también soy igual de flamenco y me pongo a hablar con el menos pensado.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí, somos buena gente por mi barrio Ray. Mentira, en realidad mi barrio tiene fama (merecida, creo) de peligroso jajaja

      Pretendo no cambiar y diría que después de tanto tiempo siendo yo mismo y con lo mucho que me gusto... está díficil que cambie la cosa ;)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  30. Pues mira, como no te conozco personalmente, tengo que guiarme por lo que escribes y... no me extraña que te pasen cosas raras. Y entiéndeme, no lo digo porque piense que tú mismo eres raro, que conste, sino porque me pareces del tipo de persona que vive con los demás, de los que conversan con el cartero, con la señora con la que coincide en la cola de comprar el pan. De esos tipos que, primero infunden respeto por su apariencia y luego, por su presencia. Y cuando digo presencia es referido a esa esencia que las personas saben (o no) comnicar a los demás. En alguno de estos sentidos me identifico un poco contigo. A mí siempre me ha pasado, que a la gente le debe resultar fácil hablar conmigo, debo de tener algo en la cara que dice: Este tío te escucha, hñablale y verás como te dice algo interesante. Y, cuando voy a la consulta del médico tengo que ponerme a mirar el móvil fijamente porque, en cuanto levante la vista, alguien ya me está contando su vida y miserias. Esto es algo que me ha pasado innumerables veces: cuando estoy en un coloquio, reunión, o lo que sea en la que normalmente la gente habla sin escucharse unos a otros, si voy yo y digo alguien, la gente se calla y me escucha, ja, ja. Te lo juro. No sé por qué es, pero pasa. Será que somos de Carabanchel. Bueno y vale ya de mirarse el ombligo... Que espero, amigo Holden, que disfrutes mucho de la Navidad, que aparte de todo lo que podamos decir del consumo y todo eso, a fin de cuentas, son días para disfrutar.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices fiestas también a ti, Isidoro :D

      Creo que tienes un poquito de razón, soy de esa gente que habla con todo el mundo. En especial con los cajeros y con los camareros: es por algo personal, estoy muy cansado de que la gente en general no los trate como seres humanos. Me encanta que tengas esta perspectiva de mi porque la verdad es que la considero buena en muchos aspectos, aunque quizá no sea tan bueno como dices, ojo, que cuando uno escribe sobre sí mismo puede exagerar todo lo que le de la gana.

      Si que es verdad que me cuentan mucho su vida la gente random con la que me cruzo, así que algo de razón debes tener: también es que suelo escucharles, como bien dices, a menos que tenga prisa o algo así ^^

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  31. Yo estaba un día en la piscina,sentado en el borde,con los pies dentro del agua,estaba hablando tan tranquilamente con una amiga,cuando de pronto noto como alguien me coge el pie y se pone a chuparme el dedo gordo.Me quedé un poco en shock,claro enseguida aparté el pie y me veo a un chiquillo de unos 10 años mirandome,la conversación siguiente fue así:
    -Niño ¿que haces?-le dije yo con toda mi cara de sorpresa.
    -Es que me gusta chupar los pies-me dice él,como si ir por ahí chupando pies ajenos fuera de lo más normal del mundo.
    -Ya,pero no puedes ir por ahí chupándole los pies a la gente-y eso fue lo último que hablamos,porque el chiquillo se dió la vuelta y se fue.
    Yo creo que unos años más tarde inventó lo de los peces que se comen las pieles muertas de los pies.
    Esa es una de mis experiencias raras de mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ¿y desde entonces decidiste que tenías que probarlo todo para descubrir los sabores que te oculta este mundo? Imagina que todo empezó con un infante chupando tus pies XD

      Desde luego que es una experiencia de lo más contable, fijo que te has reído mucho a costa de esa anécdota, ¿verdad?

      Eliminar
  32. Jajajaja,habría sido un poco raro que mi vida como catador hubiese empezado con el niño chupa pies.
    Pero sí que me ha dado para contarla muchas veces y reirme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Jorge :D Y yo también me he reído con esa historia, no creas que no xD

      Eliminar
  33. Si es peculiar la historia y si tengo historias raras pero nunca dejo que me toquen extraños, así que creo que solo me han dado un masaje profesional en mi vida y mi podólogo era reflexólogo y no le dejé jamás...manías.
    También es verdad que nunca he tenido contracturas ni dolores musculares graves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que admitir que me sentí de lo más raro, Pseudo, aunque lo parezca tampoco voy por ahí permitiendo que me toque cualquiera xD

      Yo sí que he tenído lesiones musculares, y más de una. Cosas del deporte, supongo.

      Eliminar

Cada vez que te marchas sin dejar un comentario Dios mata un gatito. Piensa en ello.