jueves, 15 de octubre de 2015

Con el pie izquierdo


Casi siempre calzo botas. No es una manía, es que molan más que las zapas

Es de creer que muchos de los que leéis este blog ya sabéis que soy algo maniático. De hecho, hay un montón de pequeños rituales que de no cumplir me dejan intranquilo el resto del día. Por ejemplo: antes de salir de casa tengo que comprobar que todas las puertas estén cerradas. 

Por eso, cuando hace no mucho una amiga me comentó que ella siempre se ponía primero el zapato izquierdo, le di cierta importancia. ¿Cómo -me dije- es posible que yo no me haya fijado nunca antes en esto?

Naturalmente no me quedó más remedio que estar pendiente al día siguiente. Fue algo instintivo, no estaba pensando en ello, cuando de pronto miré mi tobillo sumergido en la caña de mi bota izquierda y me vino el asunto a la cabeza. ¡Ostias!

Ello ha derivado en una cuestión un tanto sorprendente: mediante meticulosas investigaciones (preguntar a la gente de mi trabajo) y un poco de espionaje de nivel avanzado (mirar a la gente del vestuario de mi gimnasio mientras silbo disimuladamente) he descubierto que todo el mundo a mi alrededor se calza primero el pié izquierdo. 

En serio, es incluso inquietante. Pero lo que es más: si podéis, si os acordáis... la próxima vez que os calcéis pensad en este post. ¿Vosotros también os calzáis el pie izquierdo primero? En serio, no dejéis un comentario. Aún no. Esperad a mañana: calzaos tranquilamente mientras pensáis en mi. No, no es ningún fetiche, leñe. ¡Malpensados que sois! 

Y lo que es más: con todo lo anterior ya escrito y preparado me digo: -'Oye, antes de publicar pregúntale a Google. Igual hasta encuentras una explicación chula o algo, y así se la dejas a tus lectores por si tienen la misma inquietud.'-

¿Y qué es lo primero que encuentro? Un post de un tipo que le pasa lo mismo que yo y que lanza la misma pregunta a la red. Claro que a él sus parroquianos no le han ayudado mucho, es de creer que no usan zapatos. O que no tienen pies, ¿no?

En fin, voy a dejarle un comentario para que sepa que no está solo en este perro mundo, que soy su colega de pié izquierdo. Y vosotros... pues ya me diréis. Y por si alguien se lo estaba preguntando, la gente de mi gimnasio aún no me mira raro: debe ser que de momento no me han cazado espiándoles los pies. 

Más: anteriormente en Lafabulosagallinadegoma, Raphael, estúpido y sensual Raphael


 

25 comentarios:

  1. Ahora que lo mencionas, yo siempre me pongo primero el derecho, así sin pensarlo cuando me doy cuenta ya metí ese pie primero, quien sabe porqué será o si tendrá alguna repercusión en la vida... mañana me voy a poner primero el otro para ver que pasa y luego sacaré una serie de conclusiones que tal vez ayuden a mejorar a la sociedad.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que calzarse antes el pié izquierdo (creo que yo también lo hago) no es una manía, sino una costumbre. La prueba es que yo he tenido que preguntármelo y mañana tendré que asegurarme de que es así. Si fuera una manía tendríamos que hacerlo en ese orden por narices y si nos calzáramos antes el derecho nos sentiríamos mal, como tú si no cierras las puertas de casa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mañana compruebo... pero antes de leerte, estaba segura de que primero me calzaba el derecho... jaja
    No te creas, hay cosas chulas en eso... Recuerdo algún trabajo de genética que hice no recuerdo bien cuándo, en el que aparte de mirar algunas características típicas de herencia mendeliana como el "pico de viuda" de la raíz del pelo, la presencia de vello en la falange distal, la capacidad de hacer/no hacer una "O" con la lengua... "exploraba" la manera de cruzar las piernas. Es decir, si se cruza la derecha sobre la izquierda o la izquierda sobre la derecha cuando le dices a alguien que cruce las piernas. Tiene que ser espontáneo. Si no... igual que lo de calzarse... no vale... jaja :p Y creo recordar que incluso a eso se le podía asociar una herencia mendeliana.

    ResponderEliminar
  4. Nefertiti, ¿lo tenías tan claro? Yo cuando me lo planteé por primera vez no tenía ni la más remota idea de qué pié calzaba primero, si es que no era uno diferente cada vez. Pero vamos, que no creo que eso vaya a cambiar tu vida.

    Si, tienes razón Macondo, es más bien una costumbre, pero no puedo evitar que me encante fijarme en este tipo de detalles :) Pues cuando lo hayas comprobado pásate otra vez y me dices, que tengo mucha curiosidad XD

    Pues seguramente Irene, yo había buscado una explicación más sencilla en plan que los diestros tienden a ponerse la izquierda antes y los zurdos la derecha por X razones de los hemisferios del cebrebro. De momento nada confirma mi teoría, ojo. Oye, yo cruzo la derecha sobre la izquierda, ¿qué dice eso de mí?

    ResponderEliminar
  5. Pues yo juraría que me calzo el derecho, pero ya me has dejado la duda... Mañana lo confirmaré e inevitablemente, me acordaré de ti.

    ResponderEliminar
  6. ¡Espero tu confirmación con ansias Mary!

    ResponderEliminar
  7. Vamos, que eres casi como el personaje de Jack Nicholson en Mejor Imposible. :D

    La verdad es que no me había fijado en qué pie calzo primero. Creo que el derecho, pero no lo sé.

    De todos modos lo realmente inquietante es la gente que primero se calza un pie y se ata los cordones antes de calzarse el otro pie. ¿Qué opinas de esos especímenes?

    Buen finde, Holden.

    ResponderEliminar
  8. Yo soy uno de esos especímenes, Tarambana, no se cómo no lo has visto venir xD ¿Que qué opino de ellos? Unos tipos muy majos todos, te lo digo yo.

    A mí cuando me lo dijeron, como diestro que soy, me dió la impresión de que primero me calzaba el derecho... menuda sorpresa al día siguiente :P

    ¡Buen finde señor!

    ResponderEliminar
  9. Leí tu entrada anoche, así que esta mañana me he fijado: me he calzado primero el pie derecho. Pero no sé, quizás estaba condicionada por el experimento, porque me da la sensación de que otras veces va primero el izquierdo. En los próximos días me fijaré pero a posteriori, que ya tengo mucha curiosidad.

    De todas formas, como el asunto me ha parecido curioso, he desarrollado una interesante teoría para explicar por qué la mayoría de la población se pone primero el zapato (o bota) izquierdo, como parece ser. Y la teoría es que a lo mejor hay alguna razón biológica o genética que nos hace sentir que el orden natural de las cosas es de izquierda a derecha. Por ejemplo, escribimos de izquierda a derecha o medimos el tiempo visualmente izquierda a derecha (es decir, ése es el sentido en que se mueven las agujas del reloj).
    Es una tontería, ya, pero bien adornada con algunos términos científicos colaría, ¿a que sí? :D

    ResponderEliminar
  10. Pues es una teoría maravillosa Ángeles, me parece que tiene todo el sentido del mundo. De hecho, si me dijeran que todo eso está relacionado no me costaría creermelo :)

    Quizá estuvieas condicionada... a mi al principio me pasaba. Pero ahora tengo claro que siempre el izquierdo, el 100% de las veces. Si notas algo, ya me lo contarás :P

    ResponderEliminar
  11. Hola Holden,

    así que de espía por todos lados a ver cómo se calzan los de alrededor tuyo. Pues nunca me he fijado como me calzo yo. Mañana prestaré atención y ya te contaré. Este tema de hoy es bastante curioso jaja

    Tengo la misma manía que tu antes de salir de casa. Aunque no solo miro las puertas. También me fijo en que todas las ventanas estén bien cerradas.

    ¡buen finde!

    ResponderEliminar
  12. Se nota que sois muy ordenados por aquí. Yo me quito las zapatillas de cualquier manera y las dejo donde caigan así que no tengo un pie predilecto, empiezo a calzarme por la primera zapatilla que encuentre.

    Lo que no me llama la atención es la gente que se pone el reloj en la derecha.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola Erika! Se nota que eres gente de bien, al menos te comportas como tal :P Yo te digo por experiencia que veo muy poca gente por aquí que admite lo del pié izquierdo en comparación con lo que ven mis ojos xD

    ¡Uy Doctora! Para mi eso es llevar el reloj mal. En reloj en la izquierda ¡siempre! Yo no soy particularmente ordenado... salvo para ciertas cosas XD

    ResponderEliminar
  14. Varias veces he intentado fijarme con que pie calzo pero, inevitablemene, cada vez que lo intento al intentar ser consciente de un acto que hago inconscientemente, no termino de hacerlo con naturalidad. Vamos, casi como cuando piensas en que estás respirando y ya no puedes hacerlo con naturalidad. Pues eso. Sí, soy un tanto rara xD

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. No te preocupes Taty, eso nos pasa a todos :P A mí no me costó nada averiguarlo, la verdad, tenía el pié dentro de la bota y de pronto me vino a la cabeza el asunto y dije: mmmm..... el izquierdo, ¿eh?

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Yo me pongo el derecho primero, aunque tal vez cabe mencionar que soy zurdo.

    ResponderEliminar
  17. Igual tiene algo que ver... pero igual no, Alexander :) ¡Ya ves que aquí cada uno lo hace de una manera!

    ResponderEliminar
  18. Jajajaj, yo pongo primero el izquierdo, es que soy incapaz de poner primero el derecho.
    Yo también tengo pequeñas manías(lo conté en un post), no bebo por vasos de cristal de colores, tengo que cerrar las puertas y los frascos de cosas, ya sea gel de baño, crema, colonia o un bote de galletas, me inquieta que esté abierto. Y cruzo la derecha sobre la izquierda, como tú.
    A ver si entre todos descubrimos el motivo aunque yo también me había innclinado por lo de los hemisferios.

    ResponderEliminar
  19. Esa entrada tuya la leí y la comenté Marigem, de hecho coincidimos en lo de cerrar las puertas y tal. Dichosas puertas abiertas... :P Es que las manías dan originalidad y personalidad, ¿no crees?^^

    Yo poder, puedo calzarme el derecho primero pero tengo que concentrarme para ello. En modo auto siempre el izquierdo.

    ResponderEliminar
  20. Es verdad!!!1 No me acordaba que eras tú!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Jejejeje ;) ¡Son cosas que pasan Marigem!

    ResponderEliminar
  22. Pues yo nunca me me he fijado si el izquierdo o el derecho si lo llego a veriguar vuelvo a postearte. Pero manías sí, odio los botones y hasta hace un par de años no usaba nada con ellos, y si bien ahora los uso. Tocar botones me causa aungustía en especial si son de otros o se ven flojos. si me mojo una mano debo mojarme la otra, como cada cosa por separado ( la verduras, el cereal y la proteína) y casi siempre arreglo los dulces por colores antes de comerlos. un abrazo fuerte :)

    ResponderEliminar
  23. Oye Ti, esas manías te dan un toque de personalidad extra :P La de los botones debe causarte mucho problema.... no debe ser fácil vivir sin usarlos, casi toda la ropa lleva. Te espero aquí para cuando te fijes... ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Gracias Pseudo, me ha engañado el corrector de Word. De hecho, lo he comprobadoo en la RAE, que ya no me fiaba.

    ResponderEliminar

Cada vez que te marchas sin dejar un comentario Dios mata un gatito. Piensa en ello.