miércoles, 9 de septiembre de 2015

Raphael, estúpido y sensual Raphael

El monstruo, sonriente, elige a su nueva víctima

Maldito Raphael. ¡Qué manía le estoy cogiendo a Raphael! Yo odio a Raphael. Se me ha pegado una (o varias) canciones de Raphael.

Y es que, joder, uno debería poder controlar un poquito mejor su subconsciente, ¿no? Que si no, luego sueña lo que sueña, y empezamos mal el día ya desde las 0:00. Y claro, luego que si no rindes en el curro, que si estás tarareando cosas raras, que si: '¿Dónde está el verdadero Holden? ¡Devuélveme a mi amigo!'  
 
Nadie te amará como yo te amo... ¡NADIE!
Me explico mejor: todo empezó unos días antes de que le cortase la cola a mi gato. Sí. Esa fatídica semana. Ya de buena madrugada todo parecía indicar que lo mejor esa semana sería encerrarse en un manicomio, ponerse una camisa de fuerza y tirar la llave a un rio. Un rio de magma volcánico, se entiende. 

Porque claro, te levantas después de estar soñando toda la noche con Raphael y amándolo todo con la fuerza de los mares ¡YO! y preguntándote: '¿Qué pasará? ¿Qué misterios habrá? ¿Será esta mi gran noche?' y ya ni desayunar te apetece. Pero uno que es fuerte se viste y sigue adelante con su vida.

¿Soy el único que tiene pesadillas con este señor?
Y ya cuando al día siguiente ves carteles de Raphael anunciando un concierto cerca de tu pueblo te das cuenta de que el sueño era en realidad la crónica de una fatalidad anunciada. O sea, ¿Raphael 2 veces en 2 días? Aquí pasa algo raro.  ¿Un complot contra mi excelso gusto musical quizá? 

Y para colmo, cuando tan solo una jornada después ves anunciado por la tele que a las 19:00 horas también van a televisar un concierto de Raphael lo raro es que todo lo malo que me haya sucedido sea cercenarle un miembro a Odín, el temible Dios nórdico en miniatura.

Y uno podría decir: 'Bueno, ya pasó. Todo terminó ahí'. ¡PERO NO! Porque decido involucrarme en un corto de cine (Yeah madafacas!) y la guionista-directora-actriz me pasa un corto anterior que hizo... ¿y qué descubro?


A una familia FELIZ cantando canciones de Raphael en medio del corto. A una familia aparentemente  feliz, se entiende. Qué Diox me pille confesado. Esto aún no ha terminado. ¿A alguien le ha pasado algo parecido? ¿No me puede pasar lo mismo pero con la tortuga ninja o con el artista renacentista? Y sin haberlo planeado, me ha salido un pareado.

Más: anteriormente en LafabulosagallinadegomaTorquemada

16 comentarios:

  1. Ay, Holden, es que las canciones de este hombre se te meten en la cabeza y no ahí quién las saque de allí. No pegas ojo tarareándolas y luego como dices, no puedes ni desayunar. Menuda pesadilla tuvo que ser lo de los conciertos y de remate poner la tele y verle allí también jajaja
    Un besazo, bufón

    ResponderEliminar
  2. Oye Erika, que yo me desperté anustiado y desorientado. Aquello era como cuando te revuelve una ola de sopetón en el mar: no sabes dónde estás ni porqué tienes arena hasta en los bolsillos. Pues más o menos eso, para mi todo era confuso y aterrador. Vamos a decir que no vi la tele ni asistí a los conciertos, simplemente era no poder dejar de ver la cara del señor con el que había soñado por todas partes XD

    Otro besazo para ti, secretaria

    ResponderEliminar
  3. Madre del amor hermoso. Voy a salir rápido de aquí, no sea cosa que yo también termine abducida. "¿Qué pasará, qué misterio habrá...?" Ahhhhhhh.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Álter no lo dudes... ¡huye mientras puedas! :)

      Eliminar
  4. Pues mira, yo estoy tan acostumbrada a las pesadillas y a las coincidencias sospechosas, que esto que cuentas no me impresiona mucho. Es verdad que el señor da miedo, con esa sonrisa siniestra que tiene y esos gestos extraterrestres, pero lo que es la concatenación de hechos en sí, a mí me parece de lo más normal. Aunque no por ello menos inquietante, desde luego.
    Ah, y por experiencia te digo que estas cosas, en cuanto empiezan, ya no dejan de repetirse...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Voy a admitirte, Ángeles, que he tenído que comprobar el significado de la palabra concatenación XD

    En realidad a mi el tipo no me da miedo ni me parece más siniestro que cualquier otro, pero no me gusta soñar con él. Ni que se me peguen sus canciones, ¿sabes? Además, cantarlas me crean mala fama entre mis compañeros de trabajo, a los que doy la lata insistentemente para no quitar Rock FM. Y claro, luego voy y canto Raphael... :P

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja, a mi lo máximo que me ha pasado ha sido engancharme a canciones o grupos de música que detesto y pasarme los días cantándola mientra me regaño a mi misma. Desventajas de vivir con una adolescente con (para mi) pésimo gusto musical xD

    ResponderEliminar
  7. Es un poco lo que me pasa con Raphael, Taty XD Me regaño continuamente cuando me pillo cantándole a mi gato "Te amo con la fuerza de los siameses... ¡YO!"

    Y sí, eso me ha ocurrido. XD

    ResponderEliminar
  8. Menuda experiencia religiosa. Ah, perdona, que eso es de otro.

    ResponderEliminar
  9. Si bueno... si no religiosa, desde luego inquietante M. Ángel Maca. Te lo prometo :)

    ResponderEliminar
  10. Mi madre fue una gran fan de Raphael en su juventud, pero la verdad es que en casa nunca le hemos oído mucho, siempre hemos escuchado más a Nino Bravo o a Julio Iglesias. Sospecho que porque a mi padre no le gusta Raphael.

    De todas formas cuando escucho "Casi casi" se me queda en el cerebro todo el día.

    ResponderEliminar
  11. A Julio Iglesias creo que le han esuchado todos los padres del mundo, Doctora. Igual es un requisito imprescindible para procrear, o algo xD

    Hay canciones que se te pegan y no se puede evitar de ninguna manera. A mi me pasa con alguna también, pero ahora no logro recordar cuáles :S

    ResponderEliminar
  12. Rafael es un horror y está por todas partes, como si hubiéramos retrocedido en el tiempo. El otro día le oí decir en le televisión que se encontraba mejor que nunca y que lo único que sentía era que no pudieran verlo sus padres. Y que había que evolucionar, dicho esto se puso a cantar sus canciones de siempre con sus gestos de siempre ¿? No me extrañan nada tus pesadillas.

    ResponderEliminar
  13. Y que lo digas, Palomamzs, no tengo ni idea de cómo puede ser que vuelva a estar de moda este señor, pero el caso es que así es. Evolucionar dice, supongo que se referírá a evolucionar a los años 80... XD

    ResponderEliminar
  14. Jajajajaja, pero...¡¡¡Cómo sueñas con raphael!!! Yo solo me acuerdo de él cuando voy a alguna orquesta y de repente sale la canción, y llevamos un cachondeo con esa canción mis amigas...cada vez que alguien la escucha manda whassaps a las demás, ahora mismo no me acuerdo cómo comenzamos con esta tontería jejejeje

    Un besico y ánimo ;) siempre podría ser peor, y encontrártelo en vivo y en directo :P
    www.upciencia.com

    ResponderEliminar
  15. Y yo que sé Lorena, eso mismo me pregunto yo. Y es que encima es un no parar: la cosa ha ido a más desde que escribí este post... te digo yo que al final me lo encuentro por la calle y le tengo que invitar a unas cañas y contárselo todo.

    Vaya cachondeo XD Asi que... ¿en cualquier momento podrías recibir un guasap de temática rafaelita?

    ResponderEliminar

Cada vez que te marchas sin dejar un comentario Dios mata un gatito. Piensa en ello.