martes, 21 de febrero de 2017

Sin móvil: día 1

Pues no se está tan mal sin móvil, ¿no? Si yo siempre lo he dicho, joder, que no soy tan dependiente del aparatito, que en verdad nunca llamo y tengo todos los grupos del guasap silenciados. Bah, no es para tanto.

Una de las típicas cosas para las que se usa el teléfono hoy en día

------

-¿Que no te ha llegado mi guasap?- me grita con una expresión que sugiere que un escalofrío le está recorriendo la cerviz en ese preciso instante. -¡Mierda, mierda, mierda! ¡Hoy llegaba tarde al trabajo y creía que TÚ estabas avisado y que harías inserte aquí eso tan urgente que en todas partes hay que hacer a primera hora!-
 
A correr tocan, pies para qué os quiero y toda la parafernalia, para un día que no tengo móvil... ¿no te giba el puñetero Murphy?


------


Qué bien estoy sin móvil, oye, ¡qué relajación! Ahhhh, ¡qué bello es el mundo! Nunca me había fijado... ¿esta calle está en obras? Y hablando de obras y de trabajo, ya debe ser la hora de comer, ¿no? Maldición, me he olvidado de ponerme un reloj... claro, como siempre llevo el móvil encima. Preguntaré a un amable compañero.

-¿La hora de comer? ¿Pero tú estás tonto? Si son las 11,30, anda que no estás perdido tú hoy.-

-....comprendo.-

------

Maldito animal, ¡los gatos sois carnívoros y eso implica que no coméis piña!


-¡Odín! ¡Maldito gato estúpido! ¿Tienes que dar un salto de 2 metros de altura con triple mortal hacia atrás y, a la que caes, robarme un codillo asado entero PRECISAMENTE EL DÍA EN QUE NO PUEDO GRABARTE y hacerme rico con los vídeos? ¡Tú lo haces a posta! ¡No, no pienso dejar de señalarte, gato del demonio! ¡Y no me tuerzas la oreja!-

------

¿Que si está siendo duro esto de vivir sin móvil? No hombre, si no lo echo en falta, yo soy un tipo muy desprendido, no lo uso más que un par de veces al día. Seguiré informando, permanezcan atontados. Digo atentos, que es que tengo así como un poquito de nervio.

Más: anteriormente en La fabulosa gallina de goma, Mi nuevo móvil

112 comentarios:

  1. jajajaja, Me has hecho reir, mira que casualidad el otro día al enchufar la batería de mi móvil se me estropeó la clavija del móvil. O la cambio que cuesta un huevo la avería o me compro otro móvil. Así que llevo una semana sin móvil y la verdad me pasa lo mismo, casi no lo hecho de menos. Dice mi marido que el domingo me regala uno de regalo de cumpleaños. Lee el correo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja a ver, se echa de menos porque no hay que negar que es súper útil, Mª Carmen, pero lo que pasa es que hay gente que lo lleva al nivel de obsesión en plan: romperse el móvil y el mismo día comprarse otro. Y tampoco es eso, vaya :)

      Eliminar
  2. A mí el guasap me agobiaba, hasta que decidí decir a los que escribían al otro lado que no leía todos los mensajes (sobre todo cuando llegaba y me encontraba más de tres digitos de ellos pendientes) y que si había algo importante que tuviera que saber me lo dijeran por teléfono.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pero yo es que SIEMPRE he sido así, Macondo. Desde el primer día dejé claro que los mensajes, llamadas y demás notificaciones los respondería cuando me apeteciera. Y ojito con el que se enfade con mi política xD

      Eliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Es que nos hemos vueltos tan dependientes del móvil que ya no podemos vivir sin él. Yo lo uso alguna vez para llamar, pero sobre todo el whatsapp, aunque tampoco estoy tan enganchada como otras personas que conozco. Que te sea leve :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo admito que es súper útil: fotos, mapas, conversaciones instantáneas... y, a fin de cuentas, una enciclopedia en el bolsillo, Mary. Lo que pasa es que hay gente que tiene demasiado vicio con las aplicaciones y las redes.

      Eliminar
  4. La monda!! Sí, se te ve despreocupado... Te entiendo, yo ahora mismo, en lugar de estar escribiendo este comentario en mi móvil de última generación (la del 98), mientras voy en el tren de camino a casa, podría estar fomentando las relaciones sociales con toda esta buena gente que piensa "joder, ese móvil es más viejo que el mío" y que me acompaña todos los dias en el mismo trayecto pero con los que nunca he hablado... Te imaginas un grupo de wspp: "los de camino al curro"... Ahora ya voy andandof perro tngo que therminnar des crivir l coment... ¡Host...! ¡Pafffff!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Relaciones con la gente, isidoro? ¡Puaj! Deaja, deja, que luego no me dejan leer en paz. Yo muy contento de que ahora en el transporte público todo el mundo vaya con su teléfono, raro que soy xD

      Eliminar
  5. Me alegra saber que hayas comprobado lo bien que se vive sin móvil (te recuerdo que yo no tengo y soy feliz), uno mira por donde camina, evita cruzar con el semáforo en rojo, se deleita con los colores del cielo, ve a las chicas bonitas, a los guapos musculosos, que pasan prendidos a esos aparejos y se pierden todo lo que los rodea.
    Un abrazo desmovilizado, Holden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si yo nunca he sido un moviladicto, Mirella :D Tampoco niego, eso sí, que es lo más útil del mundo: mapas, contacto inmediato con la otra punta del mundo, cámara de fotos... pero sin llegar a tener el vicio que tiene hoy en día medio mundo con las redes.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. ¡Joder, que bien se está en urgencias!... ¡Hay wifi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJA me he partido de risa con tu chistaco a dos tiempos, Isidoro :D

      ¡Grande, que eres un grande!

      Eliminar
  7. Pues qué quieres que te diga, yo te comprendo más de lo que puedas pensar, Holden. ¿Comoooorrrr? Qué sí hombre, que sí...¿No sabes que soy de la generación de finales de los sesenta? Por aquel entonces -ahora ya me sitúo en mi adolescencia y juventud temprana, 84-85-86-87-88...etc- no existían esos operativos y sofisticados artilugios de la comunicación ultratecnológica e interactiva. No. Y la mayoría de mi generación sobrevivimos. Y hemos llegado a adultos con un concepto de las cosas mediante el cual las privaciones no nos afectan tanto. Bueno, jeje, esto último es de coña, claro. Pero no te preocupes, ahora en serio, ya verás como pronto se soluciona esta vicisitud. Muchas veces no lo usamos cuando lo tenemos a mano y no nos damos cuenta. Sencillamente porque estamos saturados. O sea que es más lo que pensamos acerca del sentimiento de pertenencia, algo muy arraigado interiormente.
    ¡Un abracete, bonico! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad, Marisa, es que no sabía es que fueras una G60 :D Te imaginaba mucho más jóven, que no digo que no lo seas ya, ojo. En verdad, al margen de las bromas, no lo estoy echando mucho de menos aunque admito que no me había dado cuenta de la cantidad de alarmas y notas que me pongo a mi mismo hasta ahora :D

      ¡Un abracete!

      Eliminar
    2. Pues tengo 47,jeje. Y no es un secreto a voces, así que te puedes chivar si quieres, jajaja.
      Besos

      Eliminar
    3. Bueno pues... ¡habría dicho que menos! :P

      Eliminar
  8. A veces conviene descansar un poco de tecnologías.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Jajajaja! Buenísmo tu "mono" por estar sin móvil. Hoy en día ya no podemos desprendernos de él, es curioso, porque hace apenas unos añitos ni existía ni ná y estábamos todos tan a gusto. Creo que la final acabaremos tan hartos de ese artilugio que... bueno, eso será algún día en un futuro no muy lejano.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, lo cierto es que hace 15 años no tenía móvil (o lo tenía desde hacía poco tiempo) y ahora casi no imagino no tenerlo. Da un poco de miedo darse cuenta de lo mucho y muy rápido que se ha convertido en una prioridad en nuestras vidas.

      Eliminar
  10. Es curioso porque de repente te parece que no puedes vivir sin móvil y sí, se vive. Hace unos días veía un reportaje sobre la adicción al móvil y te da por pensar en que ese aparatito nos hace totalmente dependientes, está bien que se use y las ventajas que tiene pero sustituir una buena conversación por un chateo de whatsapp pues no es lo mismo.
    Pero desde luego Odin no te lo está poniendo nada fácil.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se vive, se vive. Ese aparatito nos crea la sensación de que podremos solucionar cualquier problema que tengamos gracias a él, pero vamos, que el guasap es un rollo. Muy útil, salvo cuando es totalmente molesto y, valga la redundancia, inútil. Odin nunca lo pone fácil, creo que esa palabra ni está en su gatuno diccionario.

      Eliminar
  11. A veces está muy bien tomarse un descanso, aunque en esta ocasión sea obligado. Antes vivíamos sin móvil, sin ordenadores y coñe, que a gusto se estaba. Hoy en día es difícil no estar pegado todo el día a algo tencológico. Y lo queramos o no, nos crea adicción. Afortunadamente yo, no estoy pendiente de mi móvil todo el día. Cuando me salta el sonido del wasap, a veces lo miro y otras veces dejo pasar un buen rato hasta que los leo. El caso es que se puede estar sin el móvil en la mano. A disfrutar! Pero a la próxima lleva reloj 😀

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éowyn, pues yo casi no recuerdo la vida sin ordenadores, a decir verdad. Creo que el primer ordena entró en mi casa cuando yo tenía 11 años o así y desde entonces hasta ahora. Yo no me considero dependiente del teléfono, pero desde luego que lo uso un montonazo. Y obvio, ya llevo reloj jajaja

      Eliminar
  12. Jajaja me parto contigo. ¡Eres un crack!

    PD: Es hora de cenar

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  13. yo dependo no tanto del móvil como tal, sino de internet. concretamente facebook, los blogs... me gusta comunicarme, y al ser tímido me expreso mejor por escrito. además ahora tengo amigos normales que contestan (y yo tampoco soy pesado, escribo en pequeñas dosis). no como mis compañeros de la escuela de industriales, que les mandabas un e-mail colectivo y cuando esperaba respuesta oía sonido de grillos. así eran para todo, y lo increíble es que se casan y tienen hijos. siendo gente tan desabrida, me pregunto cómo lo harán para practicar el noble arte de la procreación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, pero es que ahora mismo internet es el teléfono móvil casi, Chema, uno no tiene sentido sin el otro. Qué preferirías, ¿un ordenador con internet o un teléfono sin red? la respuesa es clara para el 99% del mundo, creo yo. Yo todavía tengo algún grupo de esos, son horriblemente molestos. A saber cómo copulan, sí xD

      Eliminar
  14. Estamos de acuerdo que hay que ir acorde a las nuevas tecnologías, porque la vida así lo exige. De hecho estos artefactos hasta han salvado la vida a mucha gente, pero también a millones de personas los móviles los está volviendo majaretas. Yo y te lo digo totalmente en serio, hace cuatro días que lo tengo, porque no me gustan para nada, y solo lo uso lo preciso. Muchas de las aplicaciones que tiene, no sé ni para qué sirven.

    Abrazo Holden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando, el mismo día que salió Pokémon Go, una persona se cayó de un puente por intentar capturar un monstruito, ya me di cuenta de lo estúpidos que nos está volviendo las tecnologías, Rafa. Ya verás como a patir de ahora no puedes prescindir de tener internet en el bolsillo :D

      Eliminar
  15. Estoy aquí comentando porque no quiero que Dios mate un gatito. No, no comenté sólo por eso-jajaja-. Pues como nadie me llama o interactúa conmigo en redes como facebook y demás, no me hace falta ese aparato. Sí me hace falta internet, pero del móvil desde hace mucho soy un poco independiente.
    Tienes un contenido, excelente.
    Nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues oye, acabas de salvar a un precioso siamés con la cola torcida y los ojos azules del color una mañana clara de verano :D Yo creo, para mi desgracia Mina, que soy demasiado popular: tengo notificaciones por todas partes a pesar de no responder ni a 1/4 de ellas. Más gente independiente, eso es lo que esta época tan digital necesita.

      Y gracias por lo del contenido, me alegro de que te haya gustado ;)

      Eliminar
  16. Jajaja, pues yo me he acostumbrado. El año pasado me cargué 3 móviles, y te juro que soy cuidadosa pero fue todo una cadena de infortunios. Me he autocastigado y a día de hoy no tengo porque el último fue ya épico y no puede ser. Uso el telegram del ordenador para hablar con familia y amigos, el fijo de casa para llamar, que ya no sabía ni lo que era llamar normal, o pido a cualquiera de mi familia que mande un whatsapp de mi parte si es algo importante. Para internet uso el PC, por ejemplo para face. El rollo es cuando estoy fuera y últimamente no paso mucho tiempo en casa, tenemos una tablet pero la encuentro un rollo de transportar y solo la uso de vez en cuando. Se han puesto todos tan pesados que tendré que comprar uno próximamente, pero mira, me he arreglado un tiempo y no he muerto en el intento.
    Feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿3? OMG, yo no tendría dinero para eso, Marigem XD En fin, que si yo fuera tú aún así me compraría un 4 teléfono, pero me dolería mucho :D Yo para casi todo uso el ordenador, pero el maps y el guasap me tienen totalmente ganado, debo admitir. En fin, cosas de la vida... espero que no vengan a violarme mientras no tengo teléfono, o algo de eso ^^

      Eliminar
  17. Yo tengo un celular al que no le prestó atención excesiva, es que no es uno de los más nuevos. Sí, algo m´´as nuevo que el anterior, que no sacaba fotos.
    Justo el gato hizo algo memorable, cuando no podías grabarlo.
    Pero que buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gato en cuestión siempre es así, Demiurgo. De la misma manera, si sabe que está haciendo algo gracioso y sacas el teléfono, para. El muy canalla.

      Eliminar
  18. JAJJAJAJA... Maldito Móvil, no es indispensable pero como estamos acostumbrados a él XD Eso de que pasan cosas justo cuando no estas preparado para capturarlas, me pasaba cuando tenia mi cámara fotográfica, era una frustración horrible D:
    Espero y superes este día :(
    Saludos y un fuerte abrazo mi estimado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es indispensable, pero es una herramienta de la que dudo que vaya a prescindir voluntariamente, Helena. ¿Este día? ¡Ja! Semana, ya. El día uno no fue ni el peor xD

      Eliminar
  19. Poco a poco nos hemos ido enganchando y ahora no hay forma de desenchufarnos. En mi caso fue por culpa de las empresas en las que trabajaba y que me dieron un móvil (hasta que no me jubilé no tuve uno propio) para utilizarlo (teóricamente) para asuntos profesionales. Pero ahí empezó la dependencia. Tenía que estar conecta<do las 24 horas del día y de la noche. Si iba a la playa, tenía que llevarlo conmigo, por si las llamadas urgentes. En fin, que ahí comenzó la adicción. Y ahora con los WhatsApp ya ni te cuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep, mi adicción comenzó cuando, con 15 añitos, si querías ligar era más fácil teniendo móvil porque la llamabas a ella (o te llamaban a ti) en lugar de tener que llamar a casa. Aún así, tenía que llamar a las casas porque nunca tenía saldo xD

      Eliminar
  20. jajajaja yo me lo dejo en casa cada dos por tres o sin batería y no lo noto jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Papá cangrejo, yo no salgo de casa sin él, en cambio :D

      Eliminar
  21. La gente que vive desconectada de móviles y redes sociales es mucho más feliz, hay un estudio sobre ello. Yo también podría vivir sin él, de hecho se me olvida en casa montones de veces.
    Pobre Odín, jajajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo creo 100%, Celia. En verdad que lo que más aportan son problemas, aunque por fortuna creo que en mi caso es una buena herramienta. Nunca uso el móvil si estoy con gente, y me jode cuando no hacen lo mismo ;)

      Eliminar
  22. Ah, entonces por eso no me has contestado al wassap que te mandé el otro día. Pues nada, te decía que te nombraba director general de uno de los departamentos de mi nueva empresa, ya sabes, la supereditorial que he creado, y que además te iba a publicar una novela en cuanto la escribieras. Y que ibas a tener un sueldazo por no hacer casi nada... Pero en fin, como no contestaste aceptando el puesto, se lo he dado a un señor que pasaba por aquí.
    Otra vez será.

    Y estoy de acuerdo contigo: no pasa nada por estar unos días sin móvil :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya por Diox, Ángeles, si es que soy un desgraciado hasta para esto XD

      Una pena, pues creo que habría sido un director general estupendo: habría sangrado hasta la última gota de mis subordinados, habría abusado de mi poder, desfalcado fondos de una empresa con sede en las Caimán y demostrado como mi productividad tiene a 0 cuanto más me mantengo en el puesto :D

      Eliminar
  23. ya he realizado ese experimento y se anda tan a gusto
    pero la ley de purphy dicta que en cuanto te deshaces del aparatejo todo mundo te busca


    casual!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando vuelva a tenerlo, a ver cuánta gente se cree que me he muerto o los he bloqueado de mi vida, Jo XD

      Eliminar
  24. ¿A que ahora el mundo se ve distinto cuando lo miras directamente, y no a pequeños intervalos cuando te ves obligado a separar tu mirada de la pantalla para no comerte la farola de enfrente? Jaja, sobrevivirás sin problemas, seguro
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmorán, definitivamente se ve de otra manera. No obstante, hoy he cruzado un parque lleno de almendros. Al salir me han preguntado si estaban ya en flor, y no he sabido contestar jajajaja y eso sin teléfono.

      Eliminar
  25. Yo pienso que esto de los móviles se nos ha ido de las manos.

    Suena rancio, pero yo conservo la mentalidad noventera de que los móviles son herramientas para un apuro. Algo que usas para comunicarte cuando no te queda más remedio. Pero eso de tener conversaciones eternas por whatsapp... o lo de echarle fotos a todo...

    Está muy bien los adelantos y son cosas que no viene mal tenerlas a mano, pero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doctora, es que se nos ha ido del todo. Yo intento no abusar, de hecho me sale solo, pero miro el guasap cada 2 horas como mucho fijo. En cambio no tengo otras redes, cosa que ni echo en falta. Eso sí: conozco gente muy cercana a mí que se les ha roto el móvil e inmediatamente han ido a comprarse otro pues ni un día podían pasar sin él.

      Eliminar
    2. Y si eso no encaja en la definición de adicción pueeeees...

      Eliminar
  26. Yo hace un tiempo he dejado de estar siempre "conectada"... he retomado viejos hobbys... y estoy la mar de bien al decir la verdad... y creo que estos períodos de "ausencias" forzadas sirven, no sólo por uno, sino para saber quiénes son los que te rodean...

    Besotes grandes y a la antigua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alma, yo nunca he estado demasiado conectado, aunque admito que no quiero no tener teléfono. En verdad que lo peor no es mi móvil, si no los del resto que no paran de usarlo en mi presencia xD

      Eliminar
  27. ¡Uy! Hace menos de un mes que mi móvil murió. No sabes el disgusto más tanto y la sensación de vacío que me creó. Y eso que yo me las daba de no depende del móvil...
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio? ¿Y qué hiciste? ¿Pillaste otro en cuanto pudiste, Mary? :D

      Eliminar
    2. Sí, me dejé llevar por el ansia viva y me dejé un sueldo en un móvil nuevo. Soy débil, muy débil...

      Eliminar
    3. Jajaja bueno, yo habría comprado también uno nuevo. Es lo que hay :)

      Eliminar
  28. La ley del Murphy del móvil existe, eso es un hecho, el día que no lo llevas, se lía. Es así y es así ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Speedy, ya te digo, y lo peor es que lo tenía claro antes de quedarme sin móvil.

      Eliminar
  29. Estamos demasiado pendientes del móvil, te reconozco que personalmente no tengo datos -me volvería loco si me pudiera conectar en cualquier lugar o tener que seguir las conversaciones de whatsapp en las que por cada cosa importante hay 15 emoticonos, 20 frases "bonitas" y 40 videos cortos "graciosos"-... aunque es verdad que el instagram me mola XD pero no estoy tan colgado como otras personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chechu, ¿no tienes datos? ¡Mi héroe! Es horrible como los emojis han sustituido al lenguaje corporal, ¿no? Ni idea de cómo se ha llegado a esta situación. Pues el insta también tiene mucho adicto, por lo que veo yo en mis seres (humanos) cercanos.

      Eliminar
  30. A ver, yo es que el móvil lo uso mucho como ''sala de despertar''. Me pongo las cuatro alarmas y luego leo twitter para acostumbrarme a tener los ojos abiertos sin pasar frío unos minutos.

    Apunto exámenes... ¡ah! y llamo taxis cuando me fallan las 4 alarmas y el twitter. (lo que nunca falla es el gato.)

    Por lo demás, soy milennial (o como se escriba) y no lo uso compulsivamente.
    Hoy en día es lo normal: estar todo el puto rato mirando la pantallita: que si mensajes, twitter, emails... Yo leo todo eso cuando me aburro, pero mucha gente se aburre si no lo lee.

    Hasta ha aparecido un término nuevo (phubbing) para denominar la nueva práctica social: ignorar al de al lado por mirar el móvil.

    Y conozco niños de 11 años con móviles mejores que el mío :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, Nerea, he tenído que agenciarme un despertador para no dejar de ir al trabajo. Ni uno tenía en casa, ¡horror!

      Mis gatos es que me despiertan, pero cuando les viene en gana. ¿Las 3 de la mañana? ¿Las 5? ¿Las 11? ¡Todas las horas son bueanas para pedirme chuches!

      ¿Qué demonios es ser milennial? Primera vez que leo ese término, oyes. Ahora le pregunto a Google, pero no está de más que me lo expliques tú también ^o^ Yo no soy muy adicto a los teléfonos y a las redes, pero admito que uso mucho internet.

      Y mi móvil tampoco es una maravilla, claro.

      Eliminar
  31. Lo de los móviles hoy en día es de chiste. Quedas con un amigo que vive a 5 metros de tu casa y cuando os tomáis la cerveza en lugar de hablar entre vosotros os ponéis a wasapear con un tio que vive en Cuenca cuando a tu amigo lo tienes enfrente jaja. Muy fuerte!!!Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no hago eso ni harto de vino, Natalia. Y me molesta mucho cuando alguien me lo hace, es una falta de respeto como la copa de un pino.
      ¡Besito!

      Eliminar
    2. Es muy desagradable pero hay gente super enganchada. Un besito.

      Eliminar
  32. Yo estoy más en el otro bando, a veces me convierto en el novio cansino que le dice a su chica: "¿No te cansas del móvil?". Pero luego también, de algún modo, me doy cuenta de que aquí no nos libramos ninguno; de repente bajo a la calle y... ¡Joder, el puñetero móvil, me lo dejé arriba! Y nada, acabo subiendo a por él.
    Sobre el wasap, he llegado a eliminarme de algunos grupos solo porque mis "amigos" estaban ya en modo monotema: fútbol, y como es algo que con los años empiezo a detestar bastante... Mmmm, ¿me estaré convirtiendo en un antisocial?

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son súper útiles, Ray, las cosas como son. Yo estos días estoy quedando sin teléfono y tengo una intranquilidad permanente de que no aparezcan, de haber salido de casa sin enterarme bien del lugar, en fin que ya me entiendes.
      Yo los grupos, según me meten, los silencio todos. Menuda plasta da la gente, ¿verdad? ¡Así no hay quien se relaje!

      Eliminar
  33. Nos estamos complicando la vida. Yo no he querido instalarme whatsapp. Si alguien quiere saber de mi vida, que me llame. Ya me paso por temas del curro leyendo demasiados correos y viendo demasiadas webs como para estar en mi tiempo libre leyendo un montón de mensajes que en realidad se podrían resumir en dos frases.

    Así de radical me he vuelto :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joe, no te andas con medias tintas, ¿eh Álvaro? :P Yo sí que uso el guasap un montón: mismamente hoy me he quedado sin un plan por no enterarme a tiempo. Ains.

      Eliminar
  34. ¡Hola Holden!
    y lo bien que se está sin móvil ¿eh? que cuando se muere parece que no lo vas a superar jajaja y descubres que la vida sigue.
    Yo también tengo desactivadas todas las notificaciones y el whastapp lo elimino del móvil en fechas como Navidad, el que quiera felicitarme las fiestas que me llame, que se ponen muy pesados con tanto mensaje jajaja En breve me vuelvo igual de radical que Álvaro
    Escalofriante la telepatía que tenemos para elegir tema de post jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida sigue, desde luego Erika, pero esa intranquilidad cuando estás esperando a alguien de '¿Y si no aparece y no puede decírmelo? ¿Y si hemos quedado en otra parte?' no hay quien las evite ahora. Y son un rollo jajajaja aunque nadie me ha dado plantón, hay que decir :D
      Sí, ¿eh? Tiene guasa la cosa.

      Eliminar
  35. Muy bueno. Mucha suerte con tu abstinencia, esperemos que salgas ileso.
    El que se lleva todos los premios es Odín. Un capo comiendo su piña (ananá por acá). Y si, cuando te ven con la cámara se enderezan, se peinan, dejan lo que estaban haciendo... y ya no son graciosos

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento sigo vivo, Frodo, no como Odín que como siga así se va a ganar una buena. Son tal cual: imposibles cuando se le spone una cámara delante.

      ¡Abrazo!

      Eliminar
  36. Hola. Yo soy de las que sigo usando reloj de muñeca asi que no tengo problemas de horarios. A mi me gusta estar conectada al mundo exterior y cuando hace falta se deja a un lado y punto pero... acaba de sonar. No lo voy a coger ¿Y si es importante? Ays.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo había dejado de usarlos, Anna, aunque he tenído que volver a las andadas :D Yo en cambio las llamadas no suelo cogerlas hasta la segunda vez, así distingo si son o no importantes xD

      Eliminar
  37. jajjajaja cachivache de los demonios, ni contigo ni sin ti...
    Bestiosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien lo sabes, Lopillas, estamos condenados :D

      Eliminar
  38. Me gusta el movil y también me gusta no hacerle demasiado caso que luego se acostumbra y se pone pesao.
    Besos, Holden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, tienes razón: parece que cuanto más caso le hacemos, más influjo tiene sobre nosotros el dichoso aparatito ^^

      Eliminar
  39. Reconócelo, Holden, estás pasando taquicardias y sudores fríos con la bobada de no tener móvil xD

    Oye, no, ahora en serio, ¿¿¿y si en el grupo wassap Zombi se envía un mensaje vital para tu superviviencia y no te enteras??? ¡¡Ahhhhhhh, voy a apretar el botón rojo de catástrofe universal!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues admito que, en especial, este fin de semana para quedar con gente me estoy sintiendo de lo más intranquilo, JuanRa. :D

      No quiero ni imaginarme tan terrible circunstancia, OMG

      Eliminar
  40. me ha gustado este post, jajaja, y divertido, y si, hay que saber desconectar tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber logrado hacerte sonreír, Inma :)

      Eliminar
  41. Me meo contigo jajaja
    Recuerdo una vez que hice el comentario de 'jo, justo hoy que necesitaba el móvil y apenas tengo batería' y me contestaron 'siempre viene mal quedarse sin batería'. Y es completamente cierto.
    Yo no me planteo vivir sin móvil, me da seguridad llevarlo, pero si sin WhatsApp porque a veces me satura. Y la gente que te manda un wass y se cree que ya puede hacer lo que quiera aunque no le hayas contestado o ni siquiera leído me pone de los nervios jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de sacarte unas sonrisillas , Piruli :D

      Es tal cual: basta que realmente necesites el teléfono para algo serio para que no lo puedas usar por cualquier razón, ¡menuda lata! Pero tienes razón, da seguridad y al final poder comunicarse desde cualquier parte a cualquier hora es un privilegio.

      Eliminar
  42. Jajaja. Te noto un pelín nervioso, pero vamos...como para ingresarte todavía no estás.
    Ya te lo dije en una ocasión....cómprate un zapatófono, y el que quiera decirte algo, que hable, además ya verás como bajan el número de llamadas, y lo tranquilo que vives.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Nervosio? ¿Yo? ¿Pero qué dices, Manuel? :P

      Nah, si es que en verdad uso mucho el guasap. El resto de las redes no, pero el guasap sí. Y si la app de blogger no diera vergüenza ajena, también la usaría mucho.

      Eliminar
  43. Hasta que he leído tu post no me he dado cuenta de lo mucho que dependemos del móvil. Joer, si es que perder el aparatito es como perderlo todo, tus números de teléfono y guasaps, sí, pero también tus fotos, vídeos... tu identidad. Se queda uno perdido, sin rumbo...
    Y ayer en un bar vi un caso de "Phubbing",de Phone (teléfono) y Snubbing (ignorar) o sea, un tío que pasaba totalmente de su novia con los ojos clavados en la pantallita... y cada vez son más.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, sí lo raro hoy en día es no ver esas historias, Borgo. Pero bueno, allá cada cual: yo me molesto bastante cuando alguien me lo hace, incluso le toco la pantallita para fastidiarle. Lo comido por lo servido, supongo :D
      ¡Saludos!

      Eliminar
  44. Pues lo que me pasó a mí el otro día verás te cuento, resulta que tenía que enviar un aviso por wasapt o una llamada avisando llegaba tarde pero... miro dentro del bolso y que no estaba mi móvil ainsssss, yo creía que me lo habían "mangado" porque en la vida se me olvida en casa, pues... llego a casa y busca que te busca hasta que lo encontré, buffff vaya alivio, no veas qué agusto cuando vi que lo había dejado olvidado muy raro en mí, pero así fue.

    Estamos enganchados al móvil, bien cierto es, y el día que no lo llevamos parece nos falta una parte de nuestro cuerpo jajajaja.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, ¿a quién no le ha pasado algo así? Yo creo que todos hemos vivido esa sensación de desesperación al creer que hemos perdido el teléfono. Andamos adictos, pero a fin de cuentas es una herramienta útil de la que nadie quiere desprenderse :D

      ¡Besos!

      Eliminar
  45. Habría que volver al Nokia 3310 clásico, y listo, se acaba la dependencia (qué idiota, les hice publicidad gratis).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pues oye, que lo van a reeditar, ¿no? Como sea, yo ahora sí que quiero tener m´´ovil con internet, Julio ^^

      Eliminar
  46. Puuf, ya te conté cuando petó mi móvil al caerse desde la cama. Pantalla jodida, mandar a reparar, usar el móvil anterior (que hay que ver qué cuenta de tas del avance que tienes cuando tienes que dar un paso atrás). Gestionando casi todo lo del blog desde el móvil, es una pesadilla pensar en que vuelva a pasar. No hablemos ya de las cosas personales, que poco, pero a veces también hay xD

    Tú con tranquilidad, oliendo las flores, disfrutando del sonido ambiente, imaginando formas en las nubes, pero sin mucha hostia, que luego ves algo increíble y no tienes el móvil para hacerle una foto, jajajaja. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, me acuerdo de esa historia Gwen :D Hoy en día el móvil es una parte más de nosotros mismos, la hacemos imprescindible, y así nos pasa cuando falla :D Pero bueno, que no pasa nada, que ya he recuperado mi cacharrito de alelarme ^^ ¡Besotes!

      Eliminar
  47. Grande la ironía de la entrada. Da que pensar. Verdaderamente no se sabe si es más estresante vivir con movil o sin. Nos han creado una estupida dependencia a tantos y tantos millones de personas. A veces da vértigo.
    Y no te preocupes por lo de Odin, quedate con esas piruetas para tí porque esos instantes de felicidad es mejor disfrutarlos que grabarlos.

    Un abrazo enorme, HOlden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mukali, si de Odín disfruto todo el tiempo que estoy con él: es pura ternura al servicio de la raza humana. Con un ápice de maldad, claro.

      Yo veo claro que es más estresante vivir con el móvil salvo en momentos puntuales, como cuando has quedado y ese alguien no aparece y tienes la incertidumbre de si llegará tarde y cuando :D

      Eliminar
  48. Como bien dices el móvil es útil pero no esencial.

    Mi móvil por norma general está sin sonido. El whatsapp lo utilizo como un email, y si me agobio lo desinstalo y listo (suelo hacerlo mínimo un par de veces al año).

    Por norma lo tengo en modo avión de 9 de la noche a 10 de la mañana.

    Si el mundo se acaba no quiero saberlo, y si pasa algo bueno ya me enteraré.

    Me gusta el móvil para leer blogs, ver el tiempo que hace y alguna cosa más.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo tengo sin sonido siempre también, Tania :) Aunque no desinestalo el guasap, es mi medio de comunicación más usado a día de hoy. Como tú, suelo quitarle internet para dormir: hay gente que vive desvelada, incomprensiblemente.

      ¡Saludos Tania!

      Eliminar
  49. Por desgracia el móvil es una de mis herramientas de trabajo,solo por las mañanas hablo entre 30 y 40 veces con él y la verdad es que siempre me han gustado,aunque desde que tengo este trabajo estoy empezando a tener una relación amor-odio,por las tardes,que no trabajo intento estar lo más alejado posible de él.
    Pero reconozco que soy de los que no puedo pasar un día sin él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, si es que aunque no trabajes con el teléfono se ha vuelto un imprescindible en la mayoría de nuestras vidas. ¿Quién no tiene ya un grupo de guasap con las familias en plan padres modernos? :D

      Al menos, un puñado de días alejado del teléfono he logrado estar sin muchos problemas.

      Eliminar
  50. ¡Vaya vicio! En fin, espero que el síndrome de abstinencia digital no te de muy fuerte. Igual le acabas cogiendo el gusto a la vida tradicional y todo... :D

    La verdad es que mi movil está infrautilizado desde siempre. La única app que uso es el WhatsApp. Por lo demás lo uso como un movil ladrillo de los de antes (para llamar). Ni tengo juegos ni suelo navegar por internet con él...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarambana, si yo le tengo pillado el gusto a la vida analógica, lo que pasa es que el teléfono es ya uno de nuestros básicos. Simplemente para mirar los comentarios del blog, por ejemplo :D

      Y como bien dices, el guasap. Ah, bendito guasap.

      Eliminar
  51. Ay, Holden, yo no tengo solución. Mi adicción al móvil viene de lejos junto a la de internet. Luego, hablar con él, no lo hago mucho... Es más, apenas lo utilizo para llamadas...jejeje.
    Pero eso de estar conectada a la red, a través de él, es lo que me fascina y no controlo.
    Espero que te sea leve, lo tuyo.
    Besos, guapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maripa, yo creo que estamos todos igual. Al final, el teléfono sirve ahora para llamar menos que nunca, basicamente lo que tiene de grandioso es internet xD
      ¡Besos!

      Eliminar
  52. Hace muy poco que tengo Smartphone, tenía un móvil del año de la pera. Creo que he hecho bien en esperar, lo afrontas de otra manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jordim, yo tendré desde hace 6 años o así, pero es un paso que no quiero desandar :D

      Eliminar
  53. Jeje, es cierto!! El móvil te despierta, te dice que hora es, tiene una agenda, el correo... Yo le odio pero por otro lado, le necesito. Ayy esas relaciones amor-odio..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es así, Aida. Todos dependemos un poquito de él, es una vaerdad como un templo ^^

      Eliminar

Cada vez que te marchas sin dejar un comentario Dios mata un gatito. Piensa en ello.